Ouija premonitoria en un colegio de Cádiz

Se le ha llamado de muchas formas a lo largo de la Historia y siempre fue utilizada como un método para contactar con «el otro lado», con los seres fallecidos. ¿Es esto posible? Los científicos dicen que es un movimiento ideo motriz involuntario pero hay ocasiones en los que esa explicación falla en extremo.

Ouija y mensaje premonitorio

Es el caso que les quiero contar de una sesión ouija celebrada en un colegio gaditano -del que omitiremos el nombre- y en el que un grupo de chicos decidió, llegando el final de curso y estando más desahogados de exámenes, en realizar. Fue a la hora del recreo y estos chavales (2º.ESO) se quedaron en el aula en ese tiempo. Mi testigo me decía: «Nada, lo hicimos por echar el rato, ya lo habíamos visto en «Cuarto Milenio» y eso cuando hablan de la ouija y nos llamó la atención. No teníamos ninguna experiencia pero que tampoco parecía muy complicado. Así cuatro amigos son los que quedamos para hacer el juego» me comenzó a decir Emilio.

Con apenas unos 14 años se decidieron a ello, «Miki trajo una ouija plegable que guardaba su padre en casa con un máster y todo, de un juego. Nada, comenzamos la sesión y aquello no se movía. Mis amigos decían que era un rollo y un cuento de la tele pero decidimos insistir un poco más. Cuando se movió la primera vez, le repetíamos una y otra vez: «¿Hay alguien aquí?«. Levantamos los dedos y dijimos: «Venga… ¿Quién lo ha movido?» pero ninguno dijo quién lo había movido, nadie» siendo, entonces, cuando comenzó lo realmente interesante.

Te Interesa:  Los fantasmas de viejo palacio de Sisla, en la Academia Militar de Infantería en Toledo

«Miki y Alberto, estaban muy concentrados, yo vigilaba no fuera a ser que alguno moviera el máster y Juanca estaba más distraído. Teníamos a Luis en la puerta vigilando no viniera algún profesor, pero estaba todo tranquilo. Entonces fue cuando aquello se comenzó a mover de un lado a otro a una velocidad tremendo y comenzó a decir: «Abuela», «Muerta», «Nieto», «Pena», «Medalla de San Antonio», «Para ti», «Llévala siempre». Aquello era alucinante pero no nos decía nada y, al rato acabamos el juego» decía Emilio.

Último deseo del familiar

Lo sorprendente llegó días más tarde: «Pues Miki llegó un día un poco triste y al colegio y nos dijo que tenía que hablar con nosotros. Nos dijo que su abuela se había puesto muy mala el fin de semana y que estaba ingresada en el hospital. Había ido a verla con su madre y le dijo que si se moría quería que él se quedara con la medalla de oro de San Antonio y que la llevara siempre puesta por que lo protegería. Recordó la sesión y se quedó helado» afirmaba.

«Su abuela murió en esa misma semana y él llego un día con la medalla puesta, ya sabíamos lo que había pasado y comprendimos que estaba haciendo lo que le dijo su abuela con la ouija. Yo no sé si es verdad o no lo que dice el tablero pero con nosotros, desde luego, fue sorprendente» concluía.

Se puede creer o no en el tablero de la ouija, cada uno está en su derecho y no soy yo quién para, narrándoles estas experiencias, tratar de convencerlo de nada pero, convendrán conmigo que, cuando menos es muy sorprendente.

Te Interesa:  Fenómenos paranormales en las viejas oficinas del Ayuntamiento

hechos extraordinarios ocurridos con la ouija, con lo que allí se manifiesta -sea lo que sea, desde lo paranormal hasta ese movimiento involuntario- y que, en muchas ocasiones ocurren desenlaces que están más allá de lo racional, que están más allá de lo explicable, más allá de la vida y de la muerte con un mensaje trascendente.