¿Qué pasaría si un enorme asteroide impactara contra la Tierra?

El último acabó con la vida de los dinosaurios hace millones de años pero las dudas de lo que sucedería en nuestro mundo nos hacen aplicar modelos que muestran ese desastre.

No somos conscientes del peligro real que tienen estos objetos espaciales, al día hay peligros que no detectamos y cuando lo hacemos es tarde. Afortunadamente tenemos a nuestro escudo natural que es la luna pero también el tamaño de muchos de ellos, la trayectoria alejada o nuestra atmósfera que desintegra a muchos de ellos, pero no dejan de ser peligros estelares a los que estamos expuestos diariamente.

Alcance del daño

Así, en nuestro siglo XXI, hay diferentes agencias espaciales que se están esforzando en realizar simulacros del alcance que podría tener una futura colisión de uno de estos meteoritos o asteroides contra nuestro planeta para saber el daño de un futuro impacto. El último simulacro arrojó un desalentador resultado, arrasó Europa y la ciudad de Nueva York.

Peligrosidad de un asteroide según la Escala de Turín:

• Nivel 0: probabilidad de colisión cero o muy por debajo de la probabilidad de que un objeto al azar alcance a la Tierra durante las próximas décadas. También se aplica a objetos pequeños que se desintegrarían durante su entrada a la atmósfera terrestre.

Nivel 1: probabilidad muy baja de colisión, similar a la probabilidad de que un objeto al azar alcance a la Tierra durante las próximas décadas.
Nivel 2: probabilidad baja de colisión.
Nivel 3: probabilidad de colisión capaz de causar daños locales superior al 1 %.
Nivel 4: probabilidad de colisión capaz de causar devastación regional superior al 1 %.
Nivel 5: probabilidad elevada de colisión capaz de causar devastación regional.
Nivel 6: probabilidad elevada de colisión capaz de causar una catástrofe global.
Nivel 7: probabilidad muy elevada de colisión capaz de causar una catástrofe global.
Nivel 8: colisión segura, capaz de causar daños locales. Esto debería suceder una vez cada 50 a 1000 años.
Nivel 9: colisión segura, capaz de causar devastación regional. Esto debería suceder una vez cada 1000 a 100 000 años.
Nivel 10: colisión segura, capaz de causar una catástrofe climática global. Esto debería suceder una vez cada 100 000 años o más.

Te Interesa:  Desvelado el misterio de la estatua maya con un código QR

La situación que se planteó fue la de un asteroide en rumbo de colisión hacia nuestro planeta, en este caso la misión fue dirigida por el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Analizando este trabajo sólo se puede estar seguro de una cosa: no se podría desviar este asteroide y no se tienen suficientes medios ni tecnología -por el momento- para hacerlo. Tiene todo una relación directa con las dimensiones del objeto estelar y el tiempo de impacto (menor a seis meses), así que con todos estos datos sólo quedó una vía recomendable: la evacuación de los habitantes de la zona.

Asteroide 2021PDC

El hipotético asteroide inventado para este simulacro se llamó 2021PDC, descubierto el 19 de abril y con impacto el 20 de octubre de 2021 siendo el punto de colisión un lugar indefinido -hasta el momento del impacto- que estaría entre Alemania, Austria y República Checa. Los daños cuantiosos para un asteroide de 140 metros. En el simulacro se intenta cambiar la dirección (trayectoria) del mismo pero es imposible así el impacto se produce en la fecha prevista (20 de octubre) a las 17:02 h. provocando una devastación de 300 kilómetros de diámetro. La velocidad de impacto fue de 55.000 km/h y la onda expansiva se dejó sentir en toda Europa y parte de África.

Desde la Red Internacional de Alerta de Asteroides sólo se pudo asistir informativamente a los países en todo lo que es la logística para enfrentarse a un caso así. Afortunadamente sólo es un ensayo pero es algo que podría suceder y cada día se descubren más amenazas y es conveniente estar preparados para coordinar y afrontar problemas que podrían darse máxime cuando están en juego la vida de muchas personas.

Te Interesa:  Las vidas 'paralelas' de Buda, Krishna y Jesús de Nazaret

Este tipo de ensayo ha servido para comprender mejor las necesidades que se tienen ante una situación límite como la que se presenta, lo difícil que es evitar un impacto de un asteroide y como deben funcionar los mecanismos de evacuación.

Los últimos impactos reales registrados en la Tierra fueron:

El bólido de Tunguska, en Siberia, el 30 de junio de 1908, con una potencia explosiva estimada de 10 a 15 megatones.
El bólido del Mediterráneo Oriental, el 6 de junio de 2002, con una potencia explosiva estimada de 26 kilotones.
El bólido de Cheliábinsk, el 15 de febrero de 2013, con una potencia explosiva estimada de 500 kilotones.

Con un tiempo de 6 meses la capacidad de reacción de nuestro Humanidad sería casi nula y lo único que tendría como arma es la evacuación y esperar el impacto. El simulacro sirvió para observar el daño que causaría en las zonas más afectadas.