‘Reaparece’ el monstruo de lago Ness

El monstruo del Lago Ness es algo así como una moderna “leyenda urbana” del que muchos hablan y pocos, o nadie, ve. Dentro de la criptozoología se trata de un animal imposible que habitaría las frías aguas de este lago escocés. Ahora, en el comienzo del otoño nos llegan nuevas informaciones del mismo.

Se trata de uno de los animales más queridos del mundo, pese a que su existencia no deja de ser algo muy “en el aire”, pero lo cierto es que en el norte de Europa es todo un mito que estaría en algún punto de las oscuras y frías aguas donde habita, algo que, en principio, es imposible e incompatible con este tipo de animales considerado como un plesiosauro.

De este animal se tiene constancia en este lago desde hace siglos, desde el año 565 en que ya aparece una referencia al mismo dentro de la Vida de San Columba (521-597) y que salvó a una persona de un animal extraño en las orillas del lago. Aunque la historia peca de fantasiosa y con el halo milagrero cuando se relaciona con un santo lo cierto es que es el primer registro que se tiene del mismo.

Habríamos de ir al año 1868 cuando un artículo, publicado en Inverness Courier, se refería a estos rumores sobre la existencia de un “pez enorme u otra criatura” en estas aguas.

El siguiente registro lo tenemos en 1930 en las páginas del diario Northern Chronicle bajo el titular: “Una extraña experiencia en el lago Ness” donde narraba como dos pescadores vieron a este animal provocando un remolino de agua en las proximidades de Tore Point.

Te Interesa:  Conspiración o realidad: ¿Por qué se cayeron las Torres Gemelas?

En 1932 encontramos que K. MacDonald dijo ver a un animal de similares características a un cocodrilo en el lago Ness.

En 1933, el 2 de mayo, en el Inverness Courier, se hizo eco de las declaraciones de una pareja que dijo ver “un enorme animal rodando y hundiéndose en la superficie”, un circo ofreció 20.000 libras por el animal si era capturado vivo con lo que se disparó todo tipo de comentarios sobre el mismo.

Así se han ido registrando otros muchos avistamientos formando una amplia cronología de su presencia aunque la acción más conocida fue la fotografía, de 1934, realizada por el cirujano R. K. Wilson, el 19 de abril, donde aparecía un animal de enorme cuello y pequeña cabeza que sobresalía del agua. Imagen icónica que quedaría en duda por las declaraciones de un familiar de un presunto fraude, aunque muchos la siguen creyendo de buena gana.

Descripción de “Nessie”

Por las descripciones que se han hecho de esta criatura parece ser semejante a un plesiosauro si bien estos son animales que desaparecieron hace millones de años, 65 millones de años, y es materialmente imposible que exista.

Muchos criptozoólogos creen que pudiera ser un vestigio de plesiosauro aunque se necesitaría una colonia de estos animales para haber llegado a nuestro tiempo y es algo imposible pues implicaría la existencia de muchos de ellos. Los biólogos indican que el lago Ness no es lo grande que se exige para mantener una biomasa como este tipo de criatura teniendo como agravante que el lago estuvo congelado durante la Era de Hielo, algo que es incompatible con la vida.

Te Interesa:  El misterio de la Mesa de Salomón en Jaén

Lo último que ha generado “Nessie” es un vídeo grabado por un dron que sobrevolaba la orilla del mismo y que era controlado por una persona aficionada. El diario The Sun, recoge que Richard Mavor, en su canal de la plataforma Youtube “Richard Outdoors”, grabó “algo extraño” en dicho lugar, una silueta bajo el agua.

Mavor, de 54 años, declaró: “No podía creerlo. Tuve que rebobinar el metraje y lo he visto varias veces desde entonces. No sé qué es, pero ciertamente tiene la misma forma que los avistamientos anteriores de Nessie. Cuanto más lo veo, pienso ‘¡caray!’, realmente no había nada en el área que pudiera ser. No había madera flotante ni nada de eso, así que quién sabe”.

¿Qué es el monstruo del lago Ness?

Podría tratarse de otro animal que no implique la existencia del imposible plesiosauro, un fenómeno de pareidolia o, simplemente, una identificación errónea de lo visto que pudieran ser bancos de peces, troncos, leones merinos o focas u otras causas.

Entre tanto el ser humano alimenta su imaginación hablando de “Nessie”, el críptido legendario que se esconden en las oscuras aguas del lago Ness.