Resuelven el misterio de los monolitos metálicos que aparecieron en medio mundo

Si ha habido un fenómeno que en las últimas semanas ha llamado la atención del mundo -sin contar la pandemia que sigue copando la actualidad- ha sido el de los monolitos que surgieron en diferentes puntos del mundo aunque el primero fue el descubierto en el desierto de Utah (Estados Unidos).

Se trataba de misteriosos monolitos metálicos que han ido apareciendo y desapareciendo en todo el mundo, en Rumanía, en España, en Inglaterra, las misteriosas estructuras han tenido un gran protagonismo y se ha seguido con interés a la vez que con curiosidad pues muchos eran los que ya comenzaban a hablar de extraterrestres y seres de otros mundos como autores de los mismos aunque la manufactura pareciera totalmente humana.

Pero se hablaba también de una simple broma, de un homenaje a Stanley Kubrick, de una campaña publicitaria como la que hace unos años se hizo teniendo como tema central los agroglifos (las señales en los campos de cereal) o simplemente alguien que lo había dejado ahí sin un propósito concreto.

Ha sido el prestigioso diario The New York Times el que ha desvelado que los monolitos  serían obras de arte conocidas gracias a la red social Instagram vía un perfil llamado The Most Famous Artist, donde se ha desgranado -con todo lujo de detalles- todo lo que fue el proceso de montaje y colocación de estos monolitos, principalmente del que tuvo como base el sitio de Nuevo México, igualmente se hace una referencia a la venta, desde su página web, de estos monolitos.

No son precisamente baratos pues el precio asciende a 37.000 euros siendo una campaña promocional de los monolitos que logró colocar cinco de ellos en menos de un mes. Las similitudes con la famosa escena del “Monolito” de la película “2001: Odisea en el Espacio” de Stanley Kubrick, del año 1968 donde aparece un de un monolito negro de origen extraterrestre al que parecen rendir culto nos homínidos de la época.

Otros monolitos

Cabe recordar que el primer monolito metálico apareció en el desierto de Utah a mediados de noviembre gracias a su localización por parte de un helicóptero que contaba carneros salvajes y que se encontró con esta “sorpresa”. Posteriormente apareció un segundo monolito de base triangular en la colina de BatcaDoamnei, en Rumanía, en la localidad de PiatraNeamt. El tercero tuvo aparición en California, posteriormente en Ayllón, en Segovia, en España y también en Kondukí, Rusia. El último ha sido en Frisia, al norte de Países Bajos, en una reserva natural.