¿Sabes donde está la ‘meca del Arte Rupestre’ en Cádiz?

Cádiz es tierra de misterios que se pueden encontrar a lo largo de su Historia. Lo que pocos saben es que Cádiz tiene en su «haber» el valor y el honor de ser de los primeros lugares del mundo en la Historia en «retratar» una enigmática bola de fuego en el cielo o al propio Sol , aunque si es el primero de los casos no sin saber bien su naturaleza y origen.

Desde que la más remota noche de los tiempos el cielo se ha visto «asaltado» por fenómenos luminosos de muy diferente índole, desde cometas hasta bólidos en forma de meteoritos que llamaban la atención o hacían temer a aquellos que los veían en la Prehistoria y que llevó a dibujar en sus paredes un registro de esas acciones.

Arte rupestre en la Sierra de la Plata

Es el que nos podemos encontrar en el Parque Natural del Estrecho, en la zona de la Sierra de la Plata, allí hay una misteriosa pintura rupestre, casi olvidada pero de gran valor y que es la llamada «Cueva del Sol» con muchas muestras de representaciones artísticas de la época del Calcolítico o la Edad del Bronce.

Esta cueva fue motivo de estudio debido a ese culto que se tenía al Sol y donde se refleja el mismo en el curioso astro-rey pintado tosca -pero elegantemente- en sus paredes y que se ve acompañada por espigas de trigo o una figura femenina.

No obstante lo más llamativo de esta cueva es como se han representado los solsticios así como otros eventos astronómicos. Dicen que también está el sol o que pudiese ser o bien un cometa, una estrella o un asteroide. Quizás nunca lo sepamos pero lo importante es que esa singularidad la podemos encontrar en Cádiz.

Te Interesa:  Fenómenos inexplicables en una casa encantada en la Sierra de Grazalema

Ídolos desconocidos

En la cueva también se han encontrado ídolos que podrían tener una relación con su sistema de creencias así como lo que implicaba el sol cuando salía que era la vida y cuando se ponía que era la muerte, la resurrección del sol y el calor que daba la vida que no paso inadvertido a aquellos primitivos hombres que dejaron esta muestra de Saber hace ya más de 5000 años.

El culto al Sol, la adoración solar y el carácter esencial de vida que tenía que hace que sea especialmente interesante de conocer.