¿Te gustaría vivir eternamente? Tal vez no sea imposible

Eso es lo que debe pensar Jeff Bezos, fundador de Amazon, para disfrutar de su interminable fortuna y, por ello, ha querido unirse a Yuri Milner y comenzar a apostar por una empresa biotecnológica la cual pretende dar un giro al proceso vital y lograr la vida eterna en lo que ellos llaman “reprogramación celular”.

Es complicado que el tiempo no pase para una persona, los años se van cumpliendo, el cuerpo va envejeciendo y se cumplen etapas en la vida que, inexcusablemente, deben llevar a la muerte. Pero Bezos se niega a aceptar esa idea y, por ello, está dispuesto a invertir en las investigaciones de Altos Labs en materia de envejecimiento.

Altos Labs es una empresa de biotecnología que intenta entender el envejecimiento para abordar su “tratamiento” y revertirlo. Es una “empresa emergente secreta que espera extender la vida útil de las personas” a través de un laboratorio de investigación en biotecnología en Cambridge, tal y como indica -nada más y nada menos- que MIT Tecnology Review.

Así esa tecnología se está llevando a cabo en trabajos que, por el momento, buscan revitalizar animales mediante el rejuvenecimiento de sus células cuyo efecto llevará a prolongar su vida.

Esta polémica técnica tiene la denominación de “reprogramación celular” y funciona añadiendo proteínas a la célula que, en esencia, indica que vuelva a un estado análogo a una célula madre.

Shinya Yamanaka, premio Nobel de Medicina en 2012 y autor de esta tecnología, será el científico sénior y dirigirá el consejo asesor de Altos Labs. Richard Klausner, ex director del Instituto Nacional del Cáncer con sede en Estados Unidos, es el director ejecutivo de la empresa. Dos pesos pesados dentro del campo de la Medicina mundial.

Te Interesa:  Viernes 13, historia de una superstición

Además se han unido a Altos Labs el español Juan Carlos Izpisúa Belmonte, biólogo del Instituto Salk de California, y Steve Horvath, profesor de la Universidad de California, participarán en el proyecto. Por lo que parece que la empresa es algo más que una quimera, otra cosa será ver en que queda toda esta investigación pero con buenos científicos y dinero para financiar todo es posible, aunque no lo sea la vida eterna si lo podría ser alargar enormemente la esperanza de vida.

El Center for Research in Molecular Medicine and Chronic Diseases, indicaba: “En 2006 se demostró que es posible reprogramar la identidad de un tipo celular adulto a otro muy similar a las células madre embrionarias (ESCs), y que se denominó iPSC. Estas células tan especiales tienen la capacidad de perpetuarse de manera ilimitada y llegar a convertirse en cualquier célula de un organismo adulto, de ahí que las potenciales aplicaciones terapéuticas de esta tecnología iPSC sean prácticamente ilimitadas incluyendo desde la medicina personalizada hasta la identificación de dianas terapéuticas/fármacos, y evitando además los problemas éticos asociados a la destrucción de embriones para obtener las ESCs. Sin embargo, debido al limitado conocimiento de los mecanismos moleculares que intervienen en la reprogramación celular existen todavía importantes retos que solventar para poder utilizar de un modo eficiente y seguro la tecnología iPSC con fines terapéuticos”.

“A este respecto nuestro hallazgo marca un antes y un después en este campo de investigación ya que introduce un nuevo nivel de regulación molecular que resulta fundamental durante la reprogramación celular. Hemos descubierto que para obtener iPSCs es necesario que la proteína ADAR1 introduzca modificaciones químicas en moléculas de ARN encargadas de transmitir el mensaje almacenado en nuestro genoma. Además, hemos visto que esta edición del ARN por ADAR1, conocida como A-to-I, se encuentra evolutivamente conservada en mamíferos y es una guardiana de la reprogramación celular para obtener tanto iPSCs como otros tipos celulares relevantes en Medicina Regenerativa como las neuronas” firmaba el investigador del CiMUS Miguel Fidalgo.

Te Interesa:  Misterios del bíblico Monte Sinaí

Otra cosa será ver si todo esto queda en Ciencia Ficción, si será realidad para quién lo pueda pagar o si estará al alcance de todos. Permítanme que lo dude.