¿Tiene un poder paranormal y no lo sabe? Estos son los más comunes

Son muchas las personas que tienen, sin saberlo, un poder paranormal, una cualidad que los distingue, que los hace diferentes y que, antes o después, hará que ese “algo” salga a la luz y se sorprenda. Para unos es un “don”, una “gracia”, para otros una maldición, sea como fuere les hace hacer cosas prodigiosas.

La percepción extrasensorial es un fenómeno que fue muy investigado por estadounidense Joseph Banks Rhine, para él la parapsicología era una rama de la psicología y, según afirmaba, muchos seres humanos tienen algún poder, alguna cualidad, en mayor o menor grado, aunque sólo unos pocos lo llegan a desarrollar y ser beneficioso para ellos mismos y para los demás (empleándolo con un fin positivo).

Así el catálogo es muy amplio en cuanto a si una persona tiene o no una cualidad paranormal determinada aunque son seis los más destacados.

Telepatía: se trata del poder que tiene una determinada persona en leer la mente, el pensamiento, de otra sin que lo verbalice, sin que articule ninguna palabra. Ese poder les hace tener una gran ventaja sobre los demás pues conoce, a ciencia cierta, las intenciones que tiene un sujeto. Aquel que domina la telepatía es capaz, igualmente, de comunicarse con otras personas sólo con usar la mente. Esto es muy notable y ha habido muchos experimentos al respecto sin que haya una conclusión definitiva al respecto. También se les llama “adivinos del pensamiento” y que tienen la capacidad oportuna de decir aquello que pensamos “justo cuando iba a decirlo”. Según las estadísticas en este apartado son muchas las personas que tendrían esta capacidad pero que siempre -al no desarrollarla o ejercitarla- la atribuyen a la casualidad.

Telequinesis: es la “habilidad” de poder mover objetos con la fuerza de la mente, con el poder mental, no habiendo un contacto físico con la persona u objeto ni una causa física. La señal que nos dice si hay una posesión del don de la telequinesis es cuando se tienen experiencias muy intensas, muy fuertes, y en ese momento un determinado objeto se mueve tal como podría ser un cuadro o un jarrón o similar.

Precognición: se trata de la capacidad que tiene un sujeto de poder ver el futuro de forma voluntaria o involuntaria siendo enmarcado dentro de lo que es una experiencia espontánea o inesperada. Son personas que tienen la visualización de circunstancias, eventos, personas, lugares y escenarios, así como de acciones, antes que estas ocurran. Se puede confundir con un “dejá-vù” salvo cuando el poseedor del don deja constancia de esa precognición y, con posterioridad, se cumple lo vaticinado.

Retrocognición: es otro fenómeno que no lleva a conocer hechos que ya han tenido lugar en el tiempo, que ya han sucedido. Así se tienen visualizaciones de imágenes ocurridas en un lugar muchos antes de ocurrido el mismo. Tienen la habilidad de identificar lugares o personas del pasado y con los que nunca se ha tenido contacto o se ha estado en los mismos. También se relaciona con el “dejá-vù”.

Clarividencia: es el más conocido pues hoy día muchas personas, versadas en artes esotéricas como el tarot, dicen poseerla. Son aquellas que dicen tener una determinada información en un objeto, persona, escenario, lugar o evento del pasado, presente y futuro. Puede ser voluntaria o involuntaria pero, lo cierto, es que poseen ese misma cualidad.

Mediumnidad: son todos los que dicen poder comunicarse con seres que dan una información procedente de entidades del más allá. En este apartado se encuadrarían las experiencias con espiritistas y el espiritismo.

Son, en suma, una serie de poderes paranormales, los más comunes, que podemos encontrar en el ciudadano de a pie que, en muchas ocasiones, desconoce tenerlos.