Y al tercer día no resucitó

La resurrección de un fallecido, salvo en aquellas que nos narraron en torno a la figura de Jesús de Nazaret, son imposibles. Nadie ha resucitado después de certificada su muerte y llevar días muerto, nadie. Pero hay ocasiones en los que se pueden ocurrir hechos que nos podrían hacer pensar lo contrario pese a su imposibilidad.

Huber Carlos Rodrigues

Es que está sucediendo en Brasil con el pastor Huber Carlos Rodrigues que murió y, como Jesucristo, dejó por escrito que resucitaría al tercer día de entre los muertos. Ese es el momento que llevan esperando miles de personas al pie de su tumba, tal vez para verlo levantarse y vencer a la muerte, algo que se antoja tan increíble como imposible.

Fue en 2008 cuando, en sus «revelaciones divinas» dijo que cuando muriera regresaría de la muerte a los tres días. Ahora ha llegado ese momento y Huber Carlos murió debido al Covid-19 que se ceba en Brasil (y que Bolsonaro sigue negando). Su fallecimiento fue en la ciudad de Goiatuba, en el estado de Goiás, y ante la tumba se fueron reuniendo miles de personas que esperaban el milagro.

«Mi integridad física tiene que ser totalmente preservada, ya que estaré tres días muerto y al tercer día, resucitaré» dejó por escrito Huber Carlos dejando un dato más: resucitaría a las 23:30 h.

Esperada resurección

Las autoridades, sabedoras de este anuncio, presionaron para enterrar el cuerpo lo antes posible aunque la funeraria esperó tres días en los que mantuvo al pastor en una de sus cámaras frigoríficas, esperando el momento. En el exterior los seguidores, fieles y curiosos hacían colas esperando a ver qué sucedía.

Te Interesa:  Rituales y simbología con velas para fin de año

Pero la resurrección, como era de esperar, no llegó y a las 0:30 h. fue enterrado en un acto en el que asistieron multitud de personas que llegaron a pedir que se abriera el ataúd para comprobar que seguía allí dentro.

«Como cristiano, creía que podía suceder un milagro. Vivimos y aprendemos todos los días. En la Biblia, está escrito que es posible» comentaba José Dourado, gerente de la funeraria, a O Globo.

Sobre la permanencia de tres días en las cámaras frigoríficas indicó que se hizo así por deseos de la familia: «Presentaron un documento, con testigos y todo, en el que el muerto pidió esperar tres días para el entierro. Lázaro también resucitó después de tres días«.