Neil Armstrong, la primera persona en pisar la Luna y las experiencias de la misión ‘Apolo 11’

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- “Es un pequeño paso para un hombre, y un gran salto para la Humanidad” esa fue la histórica frase que pronunció el comandante y astronauta Neil Armstrong cuando puso el pie en la Luna, un evento que marcó una época y un hito en la Historia.

Cuando se acaba de cumplir el aniversario de la llegada del ser humano al satélite de la Tierra un 20 de julio de 1969 en la misión del Apolo 11 de la NASA, se ha rescatado una entrevista que Neil Armstrong concedió hace unos años, en 2012 y tres meses antes de su muerte en el mes de agosto,  en la que habló de aquella experiencia inolvidable. Antes de descender del módulo espacial tanto él como su compañero, el astronauta Buzz Aldrin, pasaron seis horas y media dentro del mismo hasta salir a la superficie donde estuvieron casi dos horas antes de regresar al Eagle.

Armstrong recordaba con emoción cuando se les comunicó que viajarían a la Luna y descenderían sobre ella: “Los jefes me preguntaron ‘¿Crees que tu equipo y tú estén listos?’. Dije que sería bueno si nos dieran un mes más, pero que estábamos en una carrera y teníamos que tomar la oportunidad cuando la tuviéramos. Así que tuve que decir ‘estamos listos, estamos listos para hacerlo’. Pensé que teníamos un 90% de posibilidades de regresar a la Tierra a salvo, pero sólo un 50-50 de probabilidades de realizar un aterrizaje exitoso en el primer intento”.

Uno de los peores momentos de aquella misión fue el descanso, 12 minutos eternos que debían medir el consumo de combustible y cuando notaron que el piloto automático del módulo lunar Eagle intentaba aterrizar sobre la pendiente de un cráter lunar, algo imposible: “La computadora nos mostró en dónde pretendía aterrizar y realmente era un pésimo lugar, a un costado de un enorme cráter de unos 100-150 metros de diámetro con pendientes muy pronunciadas cubiertas de grandes rocas, realmente un pésimo lugar para aterrizar”.

En eses momento Armstrong tomó el control manual y logró aterrizar en una planicie, en el depósito sólo quedaban 20 segundos de combustible: “Houston, aquí la base Tranquility. El Eagle ha aterrizado”, era el mensaje de tranquilidad que transmitió para, tras una larga espera decir aquello de: “Es un pequeño paso para un hombre, y un gran salto para la Humanidad”.

“Reconocimos que no habríamos estado ahí de no ser por nuestra competencia soviética; fue una competencia que hizo que ambos programas lograran lo que lograron. Colocamos medallas en ambos lados por aquellos colegas caídos, y fue un momento lleno de sentimiento” decía Neil Armstrong quién se ríe de la teoría de la conspiración que afirma que todo se rodó en un hangar y que jamás se llegó a la Luna: “las 800,000 personas que fueron parte del equipo de la NASA no podrían haber guardado el secreto. La gente adora las teorías de conspiración, pero fue algo que jamás me preocupó, porque sé que un día alguien volará de vuelta allá arriba y recogerá la cámara que dejé ahí”.

Sobre si los Estados Unidos regresarán a la Luna comentaba: “La NASA ha sido una de las fuentes de inversión pública más importantes para motivar a los estudiantes a lograr todo lo que esté en su capacidad, por lo que es triste que estemos dirigiendo el programa hacia un punto donde se ve reducida la motivación que brinda a los jóvenes”.