Adiós a la Corrala de la Bahía al precio de 5.000 euros por okupa

La Corrala de la Bahía ya está vacía y los okupas ya han entregado sus llaves tras cobrar cheques por valor de 5.000 euros.

A primera hora de la mañana de este martes se ha procedido al desalojo del edificio y a sus puertas se han apostado varios guardias de seguridad privada.

Cerrojazo a un problema que se había convertido en eterno en la capital gaditana. Eso sí, no ha salido gratis la solución: la propiedad ha dado por cada vivienda un cheque de 5.000 euros según lo pactado con los okupas.

El edificio necesitará ahora importantes obras de reforma antes de salir al mercado inmobiliario.

Han pasado más de cinco años desde que la Corrala fuera ocupada ilegalmente.

El edificio, de nueva construcción, llevaba tiempo cerrado porque fue embargado por el banco a la constructora Goncava.

Las familias que empezaron a ocupar el edificio allá por 2015 se mudaron de otro edificio cercano y en un abrir y cerrar de ojos fue okupado por más de 20 familias gaditanas, muchas de ellas con hijos. Uno de ellos, incluso perdió la vida en una de las viviendas.

En los últimos tiempos la Corrala de la Bahía era sinónimo de problemas, con reyertas, enfrentamientos entre los vecinos o episodios de venta de droga.

Eran muchas las voces, más allá de los interesados, que pedían que se pusiera final al asunto y el cerrojazo ha llegado en este mes de febrero de 2021… aunque haya habido que pagar para lograr la tranquilidad y el punto y seguido nada menos que 5.000 euros por cada okupa que se encontraba en el edificio viviendo.

Y es que la presencia policial se había convertido en una constante debido a las continuas denuncias de los vecinos.

REACCIÓN DEL PP

El Grupo Municipal Popular cree que a 23 de febrero de 2021, y una vez que el problema de ocupación ilegal que sufría la Corrala de la Bahía se ha resuelto, el que ahora es alcalde y -según los populares- “utilizó electoral y demagógicamente a las familias que se instalaron allí en 2015 pida disculpas por esa utilización y sobre todo por su falta de interés en resolver un problema que, finalmente, afectó -y de manera grave- a muchos vecinos de la zona”.

El concejal del GMPP, José Carlos Teruel, que defendió en el pleno de noviembre la propuesta -aprobada con los votos a favor de todos los concejales, excepto los de Adelante Cádiz- que pedía la reunión urgente de la Junta Local de Seguridad para abordar de manera monográfica los problemas que venían produciéndose y que mantenía atemorizados a todos los vecinos y comerciantes de la zona, ha señalado hoy que “parece una broma que al final el problema de la Corrala lo haya resuelto, en vez de el anticapitalista, el malvado capital, un fondo de inversión y encima norteamericano. Supongo que al alcalde le dará hasta vergüenza hablar hoy de la Corrala de la Bahía”.

“La confirmación del fracaso de Kichi en políticas de vivienda”

Teruel ha señalado que lo ocurrido en la Corrala de la Bahía es la confirmación del fracaso de las políticas de vivienda de Kichi y su formación “sea la que sea ahora. Se han limitado en estos seis años a repetir las proclamas que lanzaban en los mítines sin dar una sola propuesta. A un ritmo de 4 pisos entregados al año y anunciando como hechas promociones que habían heredado del PP, la cruda realidad es que estas familias que iban a tener casa, luz y agua por obra divina de Kichi lo que tienen ahora son cinco mil euros de un fondo de inversión y la calle para correr”.

El edil popular espera que ahora el Ayuntamiento garantice la seguridad ciudadana en la zona y no permita que se repitan los hechos que, según manifestó ayer mismo a los medios el presidente de la AVV Segunda Aguada han tenido atemorizados al barrio. “Por mucha demagogia que intente hacer Kichi con Segunda Aguada, lo que le corresponde es preocuparse por sus vecinos para que no estén, como estos últimos cinco años, abandonados por el Ayuntamiento y por ese alcalde que dijo que iba a venir a solucionar todos sus problemas. Aún estamos esperando que cumplan el segundo acuerdo de noviembre respecto a la Corrala, que era que Servicios Sociales realizara un seguimiento a las familias que permanecían allí para informar de las soluciones que debían darse desde el Ayuntamiento para salvaguardar la integridad de las mismas”, concluyó José Carlos Teruel.