Cierres y aperturas en la calle Ancha de la capital gaditana

La calle Ancha de Cádiz está en continua transformación desde hace unos años. Se están produciendo cierres, algunos históricos Confecciones Lluch o El Siglo, y están teniendo lugar nuevas aperturas y anuncios de nuevas aperturas.

En los últimos días se ha procedido al cierre de La Barraca que hacía esquina con la calle Sagasta. Y avanzan a pasos agigantados los trabajos para activar la inauguración de una nueva heladería para la zona, precisamente ocupando el local dejado por Confecciones Lluch.

La nueva apuesta para la céntrica calle Ancha es un establecimiento de la franquicia Martonela, una cremería-slow resultado de una combinación de una heladería y una crepería cien por cien artesanal que, según anuncia la propia empresa, que cuenta con varias tiendas por todo el país, «nace para reivindicar los productos del ayer desde la mirada del hoy, más cosmopolita y creativa».

«Aquí vendemos helados artesanales hechos a diario, con amor y frente a tus ojos», apunta Martonela en su página web. La oferta va más allá con los trendings (vasos de fruta con helado y toppings) o frappelados (bebida fría hecha a base de granizado de fruta natural y helado a elegir), así como con sus batidos frescos elaborados con leche fresca de granja, zumos y granizados naturales, cafés artesanales de tueste natural y tés variados.

Y es que Martonela presume de ofrecer el helado de muchas formas diferentes, desde los tradicionales cucuruchos o tarrinas, hasta gofres, crepes o tortitas recién hechas.

Vayan haciendo boca. La apertura, teniendo en cuanta lo que puede verse ya en el interior del local, tiene pinta de ser inminente.

Junto al tradicional Salón Italiano, conocido como Los Italianos, y Verde Pistacchio, Martonela será la tercera heladería que preste sus servicios en la calle Ancha.