Desconvocada la huelga del sector del metal en Cádiz tras acordarse una subida salarial del 2%

Los sindicatos CCOO y UGT han desconvocado la huelga indefinida que se venía manteniendo en el sector del metal desde el pasado día 16 tras quedar ratificado el acuerdo alcanzado con la patronal por el conjunto de los trabajadores, según han señalado en una nota.

En este sentido, han explicado que una vez alcanzado un acuerdo en la jornada de este miércoles que recoge sus principales reivindicaciones, entre ellas «garantizar el poder adquisitivo de los trabajadores, dos años de ultractividad y la comisión de seguimiento», se mantuvo una reunión de noche con los delegados del sector del metal como paso previo a la ratificación por parte de los trabajadores.

Así, tras ser aprobado el acuerdo por mayoría absoluta en la asamblea de delegados, las asambleas de los centros han procedido a votar el preacuerdo, siendo aprobado por mayoría en todos los centros de la provincia.

Por ello, CCOO y UGT han afirmado que el acuerdo ha quedado ratificado por el conjunto de trabajadores, quedando desconvocada la huelga indefinida en el sector del metal.

Así, tras nueve días de huelga indefinida con protestas en la Bahía gaditana y el Campo de Gibraltar la normalidad en las puertas de los centros de trabajo ha vuelto.

El preacuerdo del convenio del metal de Cádiz es el siguiente: incremento del 2% del salario. La subida del sueldo será en 2021, 2022 y 2023 aplicándose la diferencia del IPC real de cada uno de estos años a toda la plantilla, incluido el personal eventual. Se revisará en el año 2024.

Un convenio caducado en diciembre de 2020 y pendiente de renovación fue el detonante del conflicto, que empezó con dos jornadas de paros previa a la huelga indefinida comenzada el día 16. Unas protestas que además de por la negociación del convenio se tornó, coincidiendo con el cierre acordado por los sindicatos de la planta de Airbus en Puerto Real, en una reivindicación por la industria en la provincia.

Los días de protestas, acompañados de reuniones de negociación entre patronal y sindicatos sin acuerdo, empezaron con barricadas y enfrentamientos con la Policía en las puertas de los astilleros y cortes en la carretera de San Roque a La Línea como puntos más emblemáticos.

Mientras que en el Campo de Gibraltar las protestas se mantuvieron en el mismo punto todos los días de huelga, la carretera donde se ubican la grandes industrias, en la Bahía de Cádiz los puntos conflictivos fueron variando y tras haber enfrentamientos en los primeros días en la capital gaditana el foco de atención terminó en la barriada del Río San Pedro, en Puerto Real, donde se ubican empresas como astilleros o Dragados y el inicio del puente de la Constitución de 1812.

Allí los enfrentamientos policiales se terminaron convirtiendo en actualidad nacional salpicado por la crítica política al hacer uso la Policía de un vehículo blindado, ‘tanqueta’, para dispersar a los manifestantes y las barricadas. El convenio se seguía negociando en Cádiz mientras parte de la política se centraba en la fuerza desproporcionada o no de la acción policial, entre el «uso equilibrado de la fuerza» del Gobierno y la calificada como «brutalidad» de otros.

Finalmente, este pasado miércoles, tras ser nuevamente citadas las partes a las 11,00, llegaron a un acuerdo diez horas después sobre el IPC, la piedra angular durante toda la negociación. Un acuerdo de subida de un 2% fijo a tabla durante los próximos tres años con un incremento del 80% de lo que supere el propio IPC sobre esos dos puntos cuando se conozca en enero.

EL NUEVO CONVENIO

El convenio laboral acordado ayer tendrá una vigencia de tres años, desde el 1 de enero de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2023, y en él se pacta una “ultraactividad ampliada de dos años desde su vencimiento”.

Para 2021 se registrará un incremento fijo a tablas del 2% del sueldo, con efecto retroactivo desde enero del mismo año. Los atrasos que se generen se abonarán entre noviembre y diciembre del año 21. Una vez se conozca el IPC real de este año, si supera este 2, se actualizarán las tablas salariales con el 80% de la diferencia entre el IPC real y el 2%, sin que genere atrasos.

Lo mismo ocurrirá en 2022. Una vez se conozca el IPC real de ese año, si supera el 2% se actualizarán las tablas con el 80% de la diferencia entre el IPC real y el 2%. La cantidad resultante de los dos puntos se aplicarán en el mes que se conozca el dato real del IPC, con efecto retroactivo a enero de 2022.

Para 2023 se aplicará la misma fórmula y los mismos cálculos. Aumento del 2% a la tabla. Si el IPC real supera esa cantidad, se actualizarán las tablas con el 80% de la diferencia entre el dato real del IPC y el 2%. La cantidad que resulte de los dos puntos anteriores se aplicarán en el mes que se conozca el IPC real de 2023, con efecto retroactivo a enero de 2023.

CGT LO CONSIDERA UN RETROCESO Y NO DESCONVOCA LA HUELGA

El secretario general de acción sindical naval de CGT, Antonio Muñoz, ha considerado un «retroceso» el acuerdo de convenio firmado por CCOO, UGT y patronal, por lo que ha afirmado que no desconvocan la huelga indefinida y ha animado a todos los trabajadores que quieran a sumarse «porque es legal». En la misma línea se encuentra la Coordinadora de Trabajadores del Metal Bahía de Cádiz (CTM).

La Confederación General del Trabajo (CGT), la Coordinadora de Trabajadores del Metal de la Bahía (CTM) y el Sindicato de Estudiantes se han concentrado esta mañana delante del edificio de los sindicatos para rechazar el acuerdo alcanzado por UGT y CCOO con la patronal.

En declaraciones a los periodistas, Muñoz ha explicado que se han concentrado a las puertas del edificio de sindicatos para pedir explicaciones «tras las últimas maniobras de UGT y CCOO después de diez jornadas de auténtica lucha y de ejemplo para muchos trabajadores».

«Estamos aquí para ver si nos dan explicaciones en referencia a este precuardo de retroceso que han vuelto a firmar, ya que las explicaciones que nos han dado han sido nulas», ha señalado el representante de CGT, que ha indicado que «al no poder participar en la mesa de negociación, la información recibida ha sido como la que cualquier ciudadano de a pie ha podido recibir, de manera oficial ha sido nula».

Asimismo, ha afirmado que «CGT no ha desconvocado la huelga» y ha invitado a que «todos aquellos que se quieran sumar lo hagan porque es legal y no hay ningún problema».

«Todo se ha centrado en la subida del salario a través del IPC y si estábamos hablando de un interanual del 5,5, un 2,5 lo consideramos migaja», ha manifestado.

CGT no ha estado en la mesa negociadora al no ser uno de los sindicatos con representación mayoritaria en el sector. «Muchos trabajadores nos preguntan por qué no estamos en esa mesa negociadora porque entienden que si estuviéramos en esa mesa la cuestión sería bien distinta, pero la ley dice que si no tienes un 10% a nivel provincial dentro del sector no te permite estar en la mesa negociadora», ha concluido.