Detenido en Cádiz un pedófilo tras una operación policial en colaboración con Estados Unidos

Imagen de archivo

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 18 personas en una operación desarrollada en 13 provincias de España por poseer y distribuir material de explotación sexual infantil tanto desde ordenadores como desde dispositivos móviles, para lo que hacían uso de conexiones privadas para dificultar la localización de sus usuarios.

Las detenciones se han realizado en las provincias de A Coruña, Alicante, Barcelona, Burgos, Cádiz, Castellón, Ciudad Real, Girona, Guipúzcoa, Lanzarote, Madrid, Tarragona y Tenerife por presunta distribución y posesión de material de explotación sexual infantil a través de Internet, según ha informado la Policía Nacional.

Durante la operación, iniciada por la colaboración con Estados Unidos, los agentes han intervenido 21 teléfonos móviles, dos tablets, seis ordenadores, ocho discos duros, seis tarjetas de memoria, 17 memorias USB y una cámara de fotos.

AVISO DE LA EMBAJADA DE EEUU

La investigación se inició en enero de 2020 gracias a la cooperación internacional en la lucha contra la explotación sexual de menores a través de Internet. En este caso, fue la Embajada de los Estados Unidos la que puso en conocimiento de los agentes la detección de diversas conexiones a Internet en España desde las que, presuntamente, se estaría distribuyendo contenido con material de pornografía infantil.

Concretamente, la información recibida tenía su origen en las denuncias formuladas por el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC). Al menos 20 individuos, localizados en nuestro país, habrían utilizado sus cuentas virtuales para almacenar y compartir con otros pedófilos archivos con contenido de explotación sexual infantil.

Como es habitual en la comisión de este tipo de delitos, sus autores utilizaban conexiones privadas (VPN) para anonimizar las verdaderas direcciones IP de sus terminales. De esta forma, impiden o dificultan la localización de sus usuarios.

Los arrestados hacían uso tanto de sus ordenadores (portátiles y de sobremesa) como de sus terminales móviles, muchas veces sincronizados entre sí, motivo por el que los investigadores tuvieron que orientar la búsqueda sobre cualquier dispositivo informático.

La Policía Nacional ha recordado a los ciudadanos la importancia de no compartir o guardar este tipo de imágenes y vídeos sexuales protagonizados por menores, ya que estarían incurriendo en la comisión de un delito. Para ello, existe la posibilidad de denunciar el contenido mediante el correo electrónico [email protected]