El Cádiz saca petróleo de su visita a un rival directo como es el Alavés

El Cádiz ha sacado este sábado un valioso empate (1-1) de su visita a un rival directo como es el Alavés de cara a su gran objetivo de la salvación.

Los amarillos se llevaron dos reveses en la primera parte con la temprana lesión de Marcos Mauro, que fue sustituido por Salvi, pasando Fali al puesto de central tras salir de inicio de lateral derecho, y el gol del Alavés, fruto de un penalti cometido por el propio Salvi al hacer unas manos tontas.

No fue un buen partido del Cádiz, que pese a estar por detrás en el marcador salió en la segunda parte a verlas venir.

Sólo un golpe de suerte podría provocar algo positivo para los amarillos en Mendizorroza y el golpe de suerte llegó en el tramo final con un penalti sobre Cala y la expulsión en la misma acción de Manu García. No falló desde los once metros Álex Fernández.

Con el 1-1 en el marcador, y a falta de pocos minutos para el pitido final, con los dos equipos poniendo en juego muchas opciones para volver a jugar la temporada que viene en Primera División, los cadistas se lanzaron a por el triunfo.

Malbasic, tras una gran asistencia de Jonsson, tuvo en sus botas el 1-2, pero marró la ocasión, muy clara, con todo a favor.

Jayro y Garrido entraron al terreno de juego para disputar los cuatro minutos dictados por el árbitro para la prolongación, pero el marcador ya no se movería,

El resultado fue lo más positivo, un empate que hace que el equipo sume ya 29 puntos. Y lo más negativo que José Marí volvió a salir del campo lesionado.