El desabastecimiento llega a El Corte Inglés y a Ikea: temor por la campaña de Navidad

Actualizado:

Poco se está hablando en medios de comunicación generalistas del problema del desabastecimiento que se está comenzando a notar en las estanterías de supermercados o grandes almacenes y que amenaza con ser un buen problema de cara a la campaña de Navidad que suele venderse gran parte de la producción anual y tener un importante flujo de ventas.

El desabastecimiento parecía que no iba a afectar a España y, sin embargo, ya está aquí con algunos distribuidores que tienen problemas en sus almacenes en cuanto a tener existencias de determinados productos. Se informó hace semanas que la informática y la tecnología en general se iban a ver afectados por ello… y ya se está en ese punto.

Estos problemas comienzan por el transporte de mercancías a puerto debido al «atasco» de los barcos en sus rutas marítimas. Los pedidos no llegan a tiempo y todo eso hace que se sufran retrasos; las grandes empresas tienen el mismo problema: al no llegarles las materias primas deben parar la producción con el problema laboral que ello plantea y el encarecimiento posterior del precio del artículo en el mercado que debe pagar el comprador. En muchos casos ese encarecimiento, esa subida de precios, hace que se rechace comprar ese producto y que se origine un conflicto de stock.

Ikea y El Corte Inglés

Dos grandes almacenes como Ikea y El Corte Inglés ya se enfrentan a ese problema pues, en el primero de los casos, con Ikea, los productos proceden de Europa -calculados en un 70%- no suelen tener retrasos pero los que vienen de Asia y que son, en una proporción alta, de accesorios, hay «falta de existencias» como, por ejemplo, artículos de accesorios de baño que se ponen como fecha de llegada a mediados del próximo mes de diciembre.

Desde Ikea se ha informado que hay retrasos en la cadena se suministros y que «la oferta global sigue siendo la misma, pero la disponibilidad de nuestros productos puede variar entre los distintos mercados e incluso entre las distintas tiendas de un mismo país». En esa misma explicación añaden que: «Dada la continua volatilidad y las limitaciones de la cadena de suministro, estamos centrados en asegurar la disponibilidad en nuestros productos más vendidos y en garantizar que los productos más relevantes de la temporada o momentos especiales en el año estén disponibles para nuestros clientes».

El Corte Inglés está sufriendo problemas en la parte de tecnología y ocio, concretamente con las videoconsolas que ya ha tenido que imponer un plan de racionamiento de las mismas para evitar la especulación debido a la alta demanda de los mismos. Ventas en tienda o en online se han convertido en una auténtica caza de la videoconsola y ello genera los problemas de existencias que actualmente tiene.

Estos grandes almacenes limitan la compra a una unidad de videoconsola por pedido y cliente al estar agotados en tiendas y almacén. Con ello evita que un mismo comprador se haga de varias unidades y revenda a precios más caros.

Otros grandes vendedores

Estos problemas también afectan a gigantes como Aliexpress o Amazon que son líderes en el ecommerce y que han preferido «curarse en salud» y reforzar la logística evitando este tipo de problemas. Diferente es que lo hayan logrado.

Amazon multiplicado por dos la capacidad de sus puertos a fin de evitar los problemas en el transporte marítimo que es lo que provoca esta «carestía» inicial. Utilizan la IA (Inteligencia Artificial) y la tecnología predictiva para saber que demanda van a tener de los productos y eso les hace estar un paso por delante de sus competidores.

Desde Amazon, el portavoz de la empresa, indicaba: «Nuestros equipos y sistemas evalúan constantemente aquello que creemos querrán comprar nuestros clientes y trabajan con nuestros colaboradores comerciales para garantizar que tenemos existencias de manera que podamos brindar una excelente experiencia de compra. Dicho esto, no hay razón para retrasar las compras hasta el último momento y conseguir grandes ofertas«.

Aliexpress tiene logística propia y hace que vean el problema desde otra óptica pues abren nuevas rutas de transporte desde China y han logrado recortar los tiempos de entrega de forma sustancial (en algunos casos hasta en un 30%). Las nuevas rutas aceleran el proceso de entrega al consumidor con 80 vuelos semanales y haciendo que el plazo de entrega sea de 10 días laborales además del importante stock existente en los almacenes en Europa (Madrid es un ejemplo de ello).

Leroy Merlín trabaja con muchos proveedores españoles y todo esto le afecta en menor medida si bien es cierto que es productos «Made in China» o en Asia, como sanitarios o grifos, si pueden tener retrasos. Hizo una previsión de artículos para Navidad en primavera y tienen stock de productos.

Esto es sólo un ejemplo del desabastecimiento que hay de determinados artículos en grandes almacenes y superficies debido a los retrasos en el transporte por mar y el «cuello de botella» que se ha originado. Como segunda parte estaría la sobreexplotación o falta de recursos en zonas de explotación de materias primas y que si hace que se contemple como un problema a medio plazo importante aunque, por el momento, se cubran las necesidades mundiales sin saber bien hasta cuándo.