El Puerta del Mar forma a 52 cirujanos nacionales en el implante de una válvula aórtica transcatéter

El Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha formado ya a un total de 52 cirujanos cardiovasculares de toda España en la técnica de implante de una válvula biológica aórtica introduciéndola a través de la arteria carótida, una vía de abordaje poco frecuente y que sitúa a los profesionales del centro gaditano como pioneros.

Este procedimiento denominado TAVI (por sus siglas en inglés de Implante de Válvula Aórtica Transcatéter) consiste en implantar una válvula cardíaca biológica que previamente ha sido plegada para poder introducirla dentro de un catéter.

Este catéter con su válvula dentro es introducido por una arteria del organismo, y desde fuera, se le dirige navegando dentro del torrente sanguíneo del paciente hasta conseguir llevarla al corazón, en concreto hasta su válvula aórtica enferma y poder desplegarla dentro de ésta. Así, la válvula enferma agarra la nueva válvula y ésta empieza a funcionar de forma inmediata, todo ello con el corazón latiendo. Cabe señalar que la tecnología TAVI se reserva a pacientes que no pueden ser intervenidos con la técnica habitual a corazón parado y con circulación extracorpórea, o bien para aquellos pacientes en los que la cirugía tiene un alto riesgo.

Los especialistas de la Unidad de Cirugía Cardiovascular del Puerta del Mar fueron los primeros en implantar esta técnica a tracés de arteria axilar en Andalucía, y los primeros de todo el país en hacerlo a través de la arteria carótida. Por ello, en enero de 2019, los cirujanos cardiovasculares gaditanos, comenzaron un programa de formación destinado a instruir y adiestar a compañeros de otros centros en la implantación de este tipo de prótesis biológicas aórticas, al objeto de impulsar su aplicación en aquellos pacientes que sufren una patología valvular frecuente en la población, como es la estenosis aórtica severa.

Este programa formativo, que dirigen los doctores Tomás Daroca Martínez y Miguel Ángel Gómez Vidal, se vio paralizado por la pandemia, si bien ya ha podido ser retomado. De esa forma, hasta la fecha se han realizado un total de 26 cursos, asistiendo 52 cirujanos cardiovasculares de la Comunidad de Madrid (hospitales Puerta de Hierro, Ramón y Cajal, Gregorio Marañón, Gómez Ulla, La Princesa, 12 de Octubre, Clínico de San Carlos, Clínica Ruber); de Cataluña (Santa Cruz y San Pablo, Clínica Teknon, German Trias i Pujol); País Vasco (Basurto, Policlínica Guipúzcoa); Islas Canarias (Hospital Universitario de Tenerife, Hospiten Rambla y Dr. Negrin de Gran Canaria); Comunidad de Valencia (Hospital Clínico de Valencia,Vinalopó de Elche, de Alicante); Miguel Servet de Zaragoza; Virgen de la Arrixaca de Murcia; Infanta Cristina de Badajoz; Clínico de Valladolid; y de Andalucía (Reina Sofía de Córdoba y Hospital Regional Carlos Haya de Málaga).

Los asistentes al curso, reciben la tarde anterior al día de las cirugías programadas, un aprendizaje teórico sobre este procedimiento que podrán observar al día siguiente, donde tendrán la oportunidad de ver in situ cómo se realiza esta técnica específica en la Unidad de cirugía Cardiovascular de Cádiz, favoreciendo el aprendizaje del protocolo. El curso está patrocinado y avalado por la Sociedad Española de Cirugía Cardiovascular y Endovascular.

La implantación de estos dispositivos valvulares requiere que un equipo de especialistas integrado por cirujanos cardiovasculares, cardiólogos e intensivistas (‘cardio-team’), reunido en sesiones clínicas específicas, examine si un paciente concreto con estenosis severa en la válvula aórtica puede beneficiarse de las técnicas transcatéter. Si la técnica TAVI es factible, el ‘cardio-team’ decide de común acuerdo cuál es la vía idónea para introducir la prótesis valvular: a través de la ingle (arteria femoral), la aorta, la punta del corazón (o ápex cardiaco), a través de la arteria del brazo (arteria axilar) o a través de la arteria carótidaen el cuello.

Como explica el especialista Tomás Daroca, “si la elección es la arteria del brazo, se procede a implantar la válvula protésica en nuestro quirófano a través de dicha arteria, mediante una pequeña incisión de unos 4 centímetros a nivel de la cara anterior del hombro. La incisión es indistinguiblea la usada para implantar un marcapasos definitivo. Se trata de un procedimiento quirúrgico muy poco agresivo. Cuando el implante de la válvula protésica se realiza por la arteria carótida, la mini incisión se realiza en el área lateral del cuello,siendo el procedimiento prácticamente idéntico”.

Por su parte, el cirujano Miguel Ángel Gómez Vidal comenta que “en el procedimiento de TAVI transarterial, usamos unos catéteres, introductores y guías específicos que, tras ser introducidos a través de una arteria concreta, nos permiten viajar hasta el corazón, justo hasta el sitio donde se encuentra la válvula aórtica enferma, a cuyo nivel desplegaremos la válvula TAVI con la ayuda de la radioscopia y la ecografía transesofágica, permitiendo que ésta empiecea funcionar desde el mismo instante de su colocación.” Respecto a las ténicas de imagen, cabe señalar que el Hospital Puerta del Mar adquirió recientemente para la Unidad de Cirugía Cardiovascular, un aparato portátil de rayos X de última generación con movimiento automatizado, aunando mayor versatilidad y eficacia, y permitiendo mejorar la calidad de imagen y la nitidez en este tipo de procedimientos quirúrgicos de mínima agresión.

La realización de esta técnica no sería posible sin la labor de muchos profesionales del centro gaditano, desde cirujanos cardiovasculares, anestesistas, intensivistas, residentes, perfusionistas, enfermería de quirófano y planta de hospitalización, auxiliares de enfermería, entre otros.

Durante la pandemia, este servicio fue el primero de Cirugía Cardiovascular en España en implantar una endoprótesis a nivel del cayado aórtico y de la aorta ascendente, sin abrir el tórax. Y dentro de esa línea de incorporar procedimientos mini invasivos, tiene como objetivo implantar un quirófano híbrido que permite a los profesionales poder compaginar en la misma sala operatoria, las intervenciones cardio-quirúrgicas actuales con este tipo de procedimientos y otros que llegarán en el futuro, todo ello con el objetivo, como señala el director de la Unidad, Tomás Daroca, “de ofrecer técnicas de mínima agresión a nuestros pacientes afectos de enfermedades cardiacas graves, permitiendo una más rápida recuperación tras la intervención y un menor riesgo quirúrgico para sus vidas”.

Además, se trabaja ya también para a corto plazo, ofrece a distintos especialistas médicos de ámbito nacional e internacional la realización de un Máster en Terapias Transcatéter, “en el que profesionales del hospital Puerta del Mar tendremos un papel muy relevante”, como ha declarado el director del Máster, Miguel Ángel Gómez Vidal.