«El tema de los pinchazos en discotecas me tiene muerta de miedo»: alarma social y temor entre las jóvenes

La Policía Nacional investiga hasta siete pinchazos en la provincia de Cádiz, aunque ninguno de ellos se ha vinculado a abusos sexuales o algún tipo de robo.

Los agentes trabajan en coordinación con la Guardia Civil para esclarecer los hechos que están sembrando el pánico y frenar la alarma social.

Lo que ocurre en Cádiz, ocurre en varios puntos de España y esa alarma social está provocando temor entre las jóvenes.

Ese temor se está mostrando a través de las redes sociales con comentarios como el siguiente: «El tema de los pinchazos en discotecas me tiene muerta de miedo». Los comentarios inundan Instagram, Twitter, Facebook…

Aumenta el número de denuncias de pinchazos y algunos expertos destacan que es difícil la sumisión química con el tipo de pinchazos que están trascendiendo, ya que, según se apunta, deberían ser más prolongados, precisos y profundos.

Creen estos expertos que más bien lo que se busca es crear miedo y psicosis. De una u otra manera, el escenario ya es una realidad y el temor entre las chicas existe.

ALARMA SOCIAL

El comisario provincial de Cádiz, Santos Bernal Uceda, ha explicado este jueves que los resultados de los análisis practicados a las jóvenes víctimas de la nueva variante de sumisión química -pinchazos- «siguen siendo negativos», pese a la «alarma social» despertada ante estas prácticas, algo que a su juicio supone «el mayor problema».

En declaraciones a los periodistas, ofrecidas por la Policía Nacional sobre esta cuestión, Bernal Uceda ha aclarado que «están llegando denuncias» por estas prácticas, si bien los análisis a las personas afectadas por estas situaciones «siguen llegando negativos».

Hasta el momento, según ha manifestado, en principio habrían sido formuladas aproximadamente «siete denuncias» ante la Policía Nacional, correspondiendo la primera de ellas a una situación vivida en el concierto celebrado por el DJ David Guetta el pasado 24 de julio en el Recinto Ferial de las Banderas de Puerto de Santa María; si bien podría haber «alguna denuncia más» interpuesta ante la Guardia Civil.

«Los investigadores directos están coordinándose entre ellos, también con la Guardia Civil, para intentar aportar algo entre todos. A nivel nacional se están coordinando y estableciendo protocolos por comunidades autónomas», ha manifestado el comisario provincial.

En este sentido, ha señalado que «es muy difícil detener a nadie» dada la cuantía de gente que se reúne en las discotecas, puntualizando que habría que «analizar todas las cámaras de la discoteca» en la que se detectase cada una de estas situaciones, las cuales solo controlan «las vías de entrada y no donde se baila». «Es difícil, estamos trabajando y alguna línea de investigación tenemos», ha apostillado Bernal Uceda.

El comisario, quien ha alertado de que se está produciendo un «efecto llamada» y de que se está «generando alarma social» con estas prácticas, señalando así «la posibilidad de que alguien haga la gracia, dé un pinchazo con una aguja sin nada tóxico y ya se genere todo».

«Para nosotros es todavía difícil comprender la motivación final. No solo pasa en España, también en Austria, en Bélgica o en Francia porque se ha generado esta situación. No ha habido ninguna denuncia por robo con intimidación ni por abuso sexuales», ha concluido.

LOS CASOS

En la madrugada del pasado lunes cuatro chicas más han denunciado haber sufrido pinchazos en el brazo de la conocida como sumisión química en una discoteca de El Puerto de Santa María.

Según informó la Policía, ninguna de las cuatro chicas manifiestan haber tenido algún síntoma. De esta forma, todas las denunciantes, una vez realizadas las pruebas toxiológicas realizadas para la detección de algún tipo de sustancia en el organismo, han dado negativo.

A esto hay que sumarle otras dos denuncias de dos mujeres que también denunciaron ante la Policía haber sido víctimas de un pinchazo. Los hechos ocurrieron el pasado domingo de madrugada en una reconocida discoteca del municipio portuense.

Además, tras el concierto del artista David Guetta, celebrado en El Puerto el día 24 de julio, otra chica había denunciado haber recibido un pinchazo en el brazo.

Así, tal y como ha indicado el Cuerpo Nacional de Policía, ha habido un total de siete denuncias al respecto.

RECOMENDACIONES

Lo primero que se debe tener en cuenta es que no hay que actuar por cuenta propia. Debemos avisar de lo sucedido. Informar a amigos o amigas, responsables del local o camareros que se ha sentido un pinchazo. Dar la voz de alarma.

Las personas con las que se encuentre la víctima en ese momento, deben protegerla y llevarla a un lugar seguro. Es muy importante nunca dejarla sola.

Otro de los primeros pasos clave a seguir es avisar a los porteros de la discoteca. Suelen estar preparados para este tipo de situaciones y deben buscar a la persona o personas que hayan podido inyectarnos la sustancia con el fin de que no haya más víctimas. El siguiente paso es llamar a la ambulancia y la Policía para que se ocupen de la situación y quede constancia de lo ocurrido.

Estos son los principales síntomas para identificar la sumisión química:

-Habla pastosa
-Alteraciones visuales
-Somnolencia
-Confusión
-Desinhibición
-Agitación o alucinaciones
-Alteración del juicio
-Mareo o vértigo
-Alteraciones de la motricidad o del equilibrio
-Náuseas o vómitos