«Estaba hablando con mi padre, me giré y me avisaron de que le estaba dando algo»

Este pasado sábado se vivió una situación de pánico durante el partido entre el Cádiz y el Barcelona cuando en el minuto 82 del partido, el colegiado Del Cerro Grande detuvo el juego debido a la asistencia médica a un aficionado en la grada.

Silvia, la hija de Antonio Zumaquero, el seguidor cadista que fue atendido tras sufrir un infarto, habló para los micrófonos de la Cope y se mostró agradecida con todos los que aportaron su grano de arena en la recuperación de su padre.

El partido estuvo varios minutos parado hasta que finalmente pudo continuar, saldándose con 0-4 a favor del equipo azulgrana.

«Estaba hablando con mi padre, me giré para ver el partido y un hombre me avisó de que le estaba dando algo», relata Silvia.

«Me han llamado Vizcaíno y Laporta. Gracias a médicos, Cruz Roja, Policía, afición…», apunta agradecida tras el enorme susto que se llevó en las gradas del Nuevo Mirandilla.

Y es que Antonio, según hizo público Cristian, un enfermero que le atendió, estuvo entre 10 y 15 minutos sin vida.

EL COMUNICADO DEL CÁDIZ

El Cádiz hizo público un comunicado al poco tiempo de ocurrir el susto en la grada.

Era el siguiente:

«Cuando se cumplía el minuto 81 quedó pausado el encuentro ante el Fútbol Club Barcelona como consecuencia de una alerta sanitaria en la grada de fondo sur. El protocolo establecido con la Cruz Roja entró rápidamente en funcionamiento, asistiendo a un varón en paro cardíaco.

Hasta la grada se desplazó uno de los equipos médicos con un desfribilador y el monitor, comenzando las tareas de reanimación. Paralelamente, el Fútbol Club Barcelona ofreció un segundo desfibrilador por si fuera necesario su uso, siendo desplazado hasta la zona por los propios jugadores.

La reanimación fue positiva pasados unos minutos, siendo el aficionado trasladado a la UCI del Hospital Puerta del Mar donde permanece ingresado.

Además, uno de los operadores de cámara de Tribuna sufrió un desvanecimiento del que también fue rápidamente atendido por el cuerpo médico del estadio sin mayores consecuencias.

La entidad quiere agradecer el comportamiento ejemplar de los aficionados de fondo sur ante esta situación, al igual que a los miembros de seguridad y Cruz Roja por su rápida actuación para que esta incidencia tuviera final feliz».