Fallece en la playa de La Caleta un hombre sin hogar de 53 años

Cádiz ha amanecido este viernes lamentando el fallecimiento de una persona sin hogar.

La víctima, que ha sido hallada sin vida en los bajos de la playa de La Caleta tras morir de madrugada, es un hombre de 53 años de edad llamado Juan Antonio Alfaro.

Preguntado el Ayuntamiento por este medio se apunta que, según fuentes policiales, el hombre «no era de Cádiz y al parecer iba y venía de Cádiz». «Ha usado muy puntualmente los recursos municipales y desde el 2 de noviembre no ha usado recursos y no se sabía nada de él. Hasta anoche, que apareció en La Caleta», se explica.

Desde la asociación Somos Cádiz se añade que «Juan Antonio era de Barcelona, llevaba bastante tiempo en la ciudad, estaba alojado en Caballeros Hospitalarios y tenía problemas de alcoholismo». «Hace varios días que venía durmiendo en la calle y llegó anoche a La Caleta tras estar noches atrás en otras zonas», se señala.

La muerte ha tenido lugar en unas jornadas marcadas por las bajas temperaturas y las últimas lluvias en la ciudad.

Hoy mismo, a partir de las ocho de la tarde, está previsto que Juan Antonio reciba un homenaje a las puertas del Ayuntamiento.

Ya no quedan personas sin hogar en las bóvedas de Santa Elena de la capital gaditana tras la construcción por parte del Ayuntamiento de una valla de protección de la zona para evitar precisamente. La valla ya es una realidad y no queda ni rastro de indigentes.

Pero Cádiz sigue con diferentes puntos en los que las personas sin hogar tratan de sobrevivir como pueden y hay alguna que otra acampada más que visible, casos de los bajos de la playa de La Caleta o los jardines del foso de Puerta Tierra.

El fallecimiento se produce mientras se desarrolla en el ECCO  la II Jornada de Reflexión sobre el Sinhogarismo con la participación de más de un centenar de personas inscritas. Junto al alcalde de Cádiz, José María González, inauguraron ayer este encuentro el exdefensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo y la concejala de Asuntos Sociales, Helena Fernández.

El alcalde de Cádiz, José María González, afirmó durante la inauguración que «la ciudad de Cádiz es hoy más inclusiva, reconoce más derechos y es muchos más amable con todos y todas, sin excepción».

Durante su intervención, el alcalde denunció la «reiterada utilización» de las personas sin hogar como arma política. «Es fácil utilizarlas porque resulta sencillo arrojar y usar a quienes no tienen voz». Y en estas críticas, ha añadido, «se repiten siempre dos patrones: la no preocupación por una realidad como es el sinhogarismo, es decir, poner el foco en las personas y no en los condicionantes estructurales que traen consigo esa realidad; y el segundo, relacionar a las personas sin hogar con la criminalidad, la suciedad o un estado de Cádiz de dejadez y abandono».

El alcalde lamentaba que «cuando se habla del sinhogarismo, jamás viene acompañado de palabras como convivencia, conquista de derechos, condiciones dignas o respeto».

A pesar de todo esto, José María González subrayó el compromiso municipal con este colectivo vulnerable. «Tenemos la obligación y la convicción de que quienes no tienen un techo, tengan derechos, que quienes vivan en la calle, vivan con dignidad y de invertir cuantos recursos sean posibles para la dignificación de estas personas».