Indemnizan con más de 8.000 euros a un vecino de Cádiz por una caída en un ascensor en mal estado

El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Cádiz ha condenado a la empresa Zardoya Otis SA a indemnizar con más de 8.000 euros (8.232,38) a un hombre de 67 años de edad que sufrió una caída en un ascensor en mal estado.

Los hechos ocurrieron el 9 de julio del año 2019. Ese día, el afectado, al entrar en el ascensor del bloque de viviendas en el que vive su hermana, sufrió un golpe y se cayó debido a que existía un desnivel entre el suelo del ascensor y el suelo de la planta del piso de unos 50 centímetros.

Considera la parte actora que la lesión fruto del golpe se produjo a consecuencia de la falta del adecuado y correcto mantenimiento del ascensor por parte de la entidad demandada.

Alega la parte actora que en el día en el que se produjo el accidente, el ascensor se encontraba en revisión por mantenimiento y, a pesar de ello, continuaba funcionando sin ninguna advertencia al respecto.

Añade que el 22 de mayo de 2018 el ascensor fue inspeccionado por el Organismo de Control Autorizado (OCA), el cual determinó que el ascensor sufría de dos defectos leves y uno grave, consistiendo el grave en que «el final del recorrido interior no actúa», manteniendo que precisamente este fue el defecto que causó el accidente.

A consecuencia del golpe, el hombre sufrió una herida sangrante en la cara anterior de la tibia derecha que requirió 33 puntos de sutura. Hicieron falta 143 días para su curación.

La empresa se opuso a la reclamación e impugnó la realidad del accidente argumentando que nadir vio lo ocurrido y que la parte actora no acreditaba ni dónde ni cómo ocurrió, y tampoco el nexo de causalidad.

Expresó la demandada que «al entrar y salir del ascensor el usuario debe prestar la máxima atención a la planta y al suelo (,,,). Si existía un ligero desnivel, que en ningún caso podía superar lo permitido en la normativa, y no prestó la atención debida al subirse, tropezándose, no puede dicho hecho ser imputable».

Añadía la demandada que el ascensor tenía pasadas todas las revisiones de mantenimiento, así como la inspección obligatoria de la OCA y que Zardoya Otis SA había adoptado todas las medidas de mantenimiento y seguridad pertinentes, por lo que no procedía apreciar responsabilidad alguna.

La valoración de la prueba, se alegaba, permitía determinar que ninguno de los testigos vio el siniestro, puesto que todos relatan actuaciones llevadas a cabo después de que se produjera el mismo.

El juez ha estimado que la empresa de ascensores es responsable de la lesión sufrida por el hombre al apreciar una relación de causalidad entre la caída y el mal estado del ascensor.

El magistrado tiene en cuenta una grabación aportada por el demandante en la que aparece en el salón de la casa de su hermana con la pierna ensangrentada y tapada con una toalla, así como un reguero de sangre desde la puerta del ascensor hasta el domicilio. El juez valora también el informe del perito.

Recoge la sentencia que como consecuencia de todo lo expuesto, se fija la indemnización en 5.464, 35 euros por 143 días de incapacidad temporal; 1.407,71 euros por dos puntos de secuela 03194 Algia postraumática inespecífica de pierna derecha; 1.360,32 euros por dos puntos estéticos 11001 Perjuicio estético ligero. Total: 8.232,38 euros.

Se estima la demanda, por tanto, parcialmente y no se hace imposición de las costas procesales a ninguna de las dos partes.

En este procedimiento el demandante ha sido representado por el abogado José Luis Ortiz.