La Guardia Civil de Cádiz busca a un hombre por una agresión a un policía fuera de servicio


La Guardia Civil de Cádiz mantiene abierta una investigación para tratar de detener a un joven que propinó una brutal paliza a un agente de la Policía Nacional fuera de servicio que, según ha trascendido, trató de mediar en la discusión que el agresor mantenía con su pareja.

El policía nacional fue golpeado una y otra vez cuando ya se encontraba tirado en el suelo, en una acción extremadamente violenta en la que también participó una chica.  El agresor es buscado por un delito de lesiones graves.

Según se observa en las imágenes grabadas por la cámaras de seguridad de una gasolinera, que captó la violenta escena, el agente comentó algo al chico, que se aproximó al vehículo y, casi sin mediar palabra, y aprovechando que su víctima se encontraba sentada en el interior del coche, comenzó a propinarle puñetazos.

El policía nacional logró zafarse del joven y salir del coche, pero recibió una patada que lo tiró al suelo. Una vez en el piso, el agresor se ensañó con él propinando numerosos golpes y patadas cuando el agredido se encontraba indefenso.

Visiblemente aturdido, y semiinconsciente, el policía intentó incorporarse, pero el violento agresor se lo impidió pateándole en la cabeza. Es en ese momento cuando cobran protagonismo dos chicas que acompañaban al joven: una mantuvo una actitud pasiva, pero la otra se suma a la paliza y parece pisar el cráneo de la víctima.

El vídeo muestra cómo el agente recibe casi 30 puñetazos y patadas por parte del agresor, y otras tantas de una de las jóvenes implicadas.

El Instituto Armado de la Guardia Civil ha confirmado que, desde que tuvo constancia de los hechos, ocurridos la madrugada del pasado lunes día 10, se ha desplegado un operativo para tratar de detener al principal agresor, que está plenamente identificado y al que, inicialmente, se le imputaría un delito de lesiones graves. También está sobre la mesa la presunta responsabilidad penal de una de las dos chicas, que ha sido arrestada. A la otra implicada se le ha tomado declaración.

Las características físicas del agresor se han difundido entre los agentes de todos los cuerpos de Cádiz y han sobrepasado los límites de la provincia, por si el sospechoso hubiese decidido esconderse fuera de ella. La Guardia Civil confía en poder arrestarlo pronto.

El agente herido, que pertenece a la plantilla de la Comisaría de El Puerto de Santa María, se encuentra en su domicilio recuperándose de las lesiones sufridas, como algunas costillas fisuradas, un dedo roto y moratones por todo el cuerpo.