La Junta no contratará vigilantes en la playa este verano

Dos vigilantes de playas contratados por la Junta, en la playa Santa María del Mar de Cádiz.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha desestimado este martes que el próximo verano vuelva a haber contratación de personal auxiliar para las labores de vigilancia del cumplimiento de medidas de protección y prevención ante el coronavirus al estimar que “ya no son necesarios” tras esgrimir que la población está “concienciada”.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, a preguntas de los periodistas, Bendodo ha justificado la iniciativa emprendida el verano pasado ante la irrupción de la primera ola y la necesidad sobre “cómo protegerse”.

“En esta ocasión ya no son necesarios porque estamos concienciados de la gravedad del coronavirus y sabemos cómo protegernos y cumplir las normas”, ha esgrimido el consejero de la Presidencia.

El Gobierno andaluz anunció tras el Consejo de Gobierno de 26 de mayo de 2020 que destinaría 23,8 millones de euros a la contratación de 3.000 auxiliares de control de playas durante este verano para vigilar las costas andaluzas dentro de un Plan de empleo para playas seguras 2020. El salario se cifraba en unos 1.900 euros netos mensuales incluyendo todos los conceptos salariales.

Los auxiliares debían realizar labores de información del control de acceso y aforo de las playas, velar por el cumplimiento de las medidas e informar a los usuarios de los avisos y comunicados que se realicen por los órganos competentes en materia de emergencias y protección civil.

REVISIÓN DE LAS MEDIDAS

La Junta de Andalucía reunirá este miércoles, 7 de abril, a partir de las 18,00 horas, al Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto –el conocido como ‘comité de expertos’ que le asesora en la pandemia– para, una vez pasada la Semana Santa, revisar las restricciones que se encuentran vigentes en Andalucía hasta las 0,00 horas del próximo 9 de abril como consecuencia de la pandemia de Covid-19, sin que prevea autorizar “muchos cambios” al respecto.

Así lo vino a trasladar este pasado lunes, durante una visita al Hospital Virgen Macarena de Sevilla, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, quien en una atención a medios avanzó que el Gobierno andaluz no tenía “sobre la mesa” en el momento actual la opción de endurecer las restricciones ni en lo relativo a la movilidad ni a la “libertad de actividad económica”, en referencia, por ejemplo, a los horarios de apertura de la hostelería.

En la misma línea se ha pronunciado este martes el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno andaluz, en la que ha avanzado que, “viendo la tendencia actual” de la pandemia en la comunidad autónoma, que está en “fase de subida”, especialmente en lo que respecta a los ingresos hospitalarios, “posiblemente no haya muchos cambios” sobre las medidas actualmente en vigor.

El titular de Salud ha añadido que si la tendencia de la pandemia “hubiera sido más positiva, posiblemente habría más relajación” en las medidas restrictivas, “pero no estamos en momentos” para eso, “sobre todo viendo el aumento importante que están teniendo los ingresos hospitalarios”, según ha remarcado.

Así, Aguirre ha advertido de que Andalucía contaba este martes, 6 de abril, con 340 pacientes con Covid hospitalizados más respecto al pasado 28 de marzo, hasta 1.300, y 42 ingresados más en unidades de Cuidados Intensivos (UCI), hasta un total de 270.

Según ha abundado el consejero de Salud, la pandemia se encuentra en una fase “de subida” en Andalucía, con una tasa de incidencia acumulada de 156,5 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, que, pese a ello, está “por debajo de la media nacional”.

No obstante, ha indicado que un dato que “llama un poquito a la esperanza” es la tasa de incidencia acumulada a siete días, que este martes estaba a 70,8 casos por 100.000 habitantes, lo que auguraría una incidencia a 14 días de 140, inferior a la actual, si se multiplica dicha cifra por dos.

Además, el índice de contagiosidad del virus, el número de personas a las que puede contagiar un caso positivo de Covid-19, estaba este martes en Andalucía a 0,75, es decir, por debajo de 1, lo que significa que la incidencia acumulada “puede ser que tenga una tendencia a la bajada de aquí a una semana o diez días”, según ha comentado el consejero de Salud.

Jesús Aguirre ha explicado que el comité de expertos se guía por varios “parámetros” a la hora de tomar decisiones, entre los que ha citado las tasas de incidencia acumulada en los últimos 14 y siete días, así como esa incidencia en el segmento concreto de edad de mayores de 60 años, los resultados de las pruebas diagnósticas de infección activa, la el grado de trazabilidad de los contagios y la ocupación de camas convencionales y de UCI por parte de pacientes de Covid.

RESTRICCIONES EN VIGOR

Las restricciones actuales en Andalucía fueron revisadas el pasado 17 de marzo en otra reunión del comité de expertos, y se encuentran renovadas o actualizadas desde el día 19 del mes pasado. Entre ellas figuran el cierre perimetral de la comunidad autónoma y de sus ocho provincias, así como la limitación de circulación de personas en horario nocturno –más conocida como ‘toque de queda’– entre las 23,00 y las 6,00 horas.

De igual modo, se permiten reuniones de hasta seis personas, salvo en hostelería y restauración en interior, donde se mantiene un límite de cuatro personas, y se autoriza a comercios, hostelería, actividades y servicios abrir hasta las 22,30 horas, excepto en los municipios con más de mil casos por cada 100.000 habitantes.

En los municipios cuyos distritos sanitarios estén en niveles de alerta 2 y 3, los servicios de restauración pueden realizar servicios de entrega a domicilio hasta las 23,30 horas, estableciéndose como hora límite para realizar los pedidos las 22,30 horas.

NIVELES DE ALERTA

Sobre la recomendación de cerrar el interior de establecimientos hosteleros que ha formulado el Ministerio de Sanidad en aquellos territorios que superen la tasa de incidencia acumulada de 150 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, el consejero de Salud ha explicado en rueda de prensa a preguntas de los periodistas que se trata de unas recomendaciones incluidas en el ‘semáforo’ colorimétrico que aprobó la Comisión de Salud Pública, y “muy dirigidas a comunidades autónoma que no tienen los niveles” de alerta como los que tiene Andalucía, que van desde el 1 al 4, con dos niveles dentro de ese último.

El titular andaluz de Salud ha argumentado que de acuerdo a esos niveles “se controlan perfectamente” los aforos en hostelería y comercio, tanto el interior como en el exterior, y ha apostillado que las recomendaciones de la Comisión de Salud Pública afectan “relativamente muy poquito a Andalucía”, cuyas medidas “quizá sean más restrictivas incluso” que las recomendadas por el Ministerio, según ha apostillado.