La Residencia Tiempo Libre, uno de esos tantos edificios olvidados de Cádiz

Recientemente, los medios de comunicación se hacían eco de una iniciativa que promovía la posibilidad de que la Residencia Tiempo Libre se convirtiera en posible refugio para los refugiados de Siria (ver noticia). La historia se quedó en eso, en una simple propuesta que no llegó a más.

No cabe duda que Tiempo Libre ha vuelto a estar en boca de muchos gaditanos por esa proposición que levantó todo tipo de opiniones contrapuestas. En este punto quizás sería bueno recordar la historia de ese edificio emblemático situado junto al Paseo Marítimo gaditano y que lleva mucho tiempo en desuso.

La historia de la Residencia Tiempo Libre en Cádiz se remonta a la época de la transición política. Algunos planes sociales del antiguo régimen seguían vigentes. Así, el antiguo Instituto Social de Tiempo Libre del Ministerio de Trabajo decidió levantar en la ciudad entre 1975 y 1977 lo que sería más adelante un centro de ocio para que las familias con pocos recursos económicos pudieran pasar sus vacaciones a orillas del mar. No es la única residencia de España. La política social ha permitido construir residencias de este tipo en La Línea, Punta Umbría (Huelva), Pradollano (Granada), Siles (Jaén), Aguadulce (Almería) y Marbella.

Desde el año 2007, la Residencia no tiene ningún tipo de uso. El cierre de la Residencia Tiempo Libre de Cádiz se veía venir. Se trata de un edificio de casi 30 años al borde del mar y no ha tenido reformas de envergadura, sólo obras puntuales. Está en plena urbe gaditana. Las instalaciones han quedado totalmente obsoletas y necesitan ahora de una actuación integral para la instalación de las nuevas tecnologías en las habitaciones y poder cumplir así con los códigos técnicos de sanidad y hoteles. Esta obra precisa de una inversión millonaria.Un retén de guardias de seguridad custodia a diario el edificio.

La intención de la Junta de Andalucía ha sido la de construir un nuevo edificio donde el actual debido a los desprendimientos que se han producido. Para estar de reformas sí que están durando las obras… bueno, ¿obras? porque por allí no se ve ni a operarios, ni materiales, ni andamios, ni nada de nada. No es de recibo, que una ciudad turística como es Cádiz se pueda permitir el lujo de tener este tipo de equipamientos turísticos cerrados a cal y canto y encima, sin movimiento alguno. ¿A qué está esperando la administración andaluza para comenzar las obras? Paso el Doce y muchos de los proyectos quedaron en el olvido. Y este edificio es un fiel exponente del abandono que sufre esta ciudad en muchas cosas.