Luz, cámara y acción: Cádiz de cine

Foto: Estefanía Escoriza

CÁDIZDIRECTO / E. Escoriza. – La luz en Cádiz es distinta. Cada lugar tiene su propio olor, un color, un sonido. Cádiz tiene la luz. Tal vez sea ese uno de los motivos por el que la tacita ha servido como escenario a numerosas películas españolas e internacionales. El clima es otro excelente atributo de esta tierra. Y poco hay que decir del inconfundible marco y la infinidad de lugares hermosos que pueden ser utilizados como decorado. Calles laberínticas, malecones como los de la Habana, una playa entre dos castillos o un mítico Café Teatro dentro de un barrio medieval. Y es que Cádiz tiene algo que incita a venir a rodar.

En las décadas de los cuarenta y los cincuenta, donde el folclore reinaba en las salas, se hicieron muchas películas en nuestra ciudad. De esa época recordamos Lola la Piconera, Embrujo, La Lola se va a los puertos o La niña de la Venta. Más tarde, entre los setenta y los noventa, films como Cuba, protagonizada por Sean Connery, o Aris con Quinn. Sirvieron como plató zonas como la Alameda, la Caleta, el Casino y la antigua fábrica de tabaco. El puente José León de Carranza aparecía en Navy Seal, que también tomó algunas escenas en San Fernando. Isabel Pantoja y Rocío Jurado también tuvieron sus cintas en las calles de Cádiz, con El día que nací yo y la reedición de La Lola se va a los puertos, respectivamente.

La ley del deseoPedro Almodovar estrena esta película en 1987. Con actores de renombre como Eusebio Poncela, Antonio Banderas y Carmen Maura, se rodó entre Cádiz, Conil y Jerez. El Faro de Trafalgar está presente en una de sus escenas más importantes. Bajarse al morodirigida por Fernando Colomo, con intérpretes como Verónica Forqué, Antonio Banderas o Juan Echanove. Aunque la mayor parte fue rodada entre Marruecos, Madrid y Algeciras, algunas escenas tuvieron lugar en la capital gaditana.

En el año 2000 llegó Besos para todos, una comedia romántica ambientada en el  Cádiz de los años 60. Sus protagonistas son estudiantes de la Facultad de Medicina y podemos ver pasajes por nuestras calles, el Pay-Pay e incluso una simulación de lo que fuera el Cortijo de los Rosales.

Dos años más tarde fue Pierce Brosnan y Halle Berry quienes protagonizaron la famosa película de la saga de James Bond 007, muere otro día, donde Cádiz se convierte en Cuba una vez más por su conocida semejanza. La escena de Berry bañándose en la playa de la Caleta estará siempre en nuestra retina. También sirvió como telón de fondo esta playa para Alatriste, con Viggo y cientos de gaditanos que hicieron de extras.

En 2007 fue otra novela de Pérez Reverte llevada a la gran pantalla: La carta esférica. Trata sobre la búsqueda de un barco hundido en el siglo XVIII. Un marinero interpretado por Carmelo Gómez acompaña desde Cádiz hasta Cartagena a Aitana Sánchez Gijón siguiendo los misterios del Atlas Marítimo de Urrutia.

El mismo año se rueda Manolete, dirigida por Menno Meyjes, y con un reparto inmejorable con Penelope Cruz, Adrien Brody y Santiago Segura entre otros. La Caleta volvió a estar presente una vez más.

De Knight and Day todos recordaremos la anécdota de los toros que se escaparon durante una de las escenas llegando hasta la Caleta (¿qué tendrá esta playa que a todos atrapa?). Seguro que Tom Cruise y Cameron Díaz aún guardan un buen recuerdo de Cádiz. Y es posible que no hayan vuelto a probar los chicharrones en ningún otro rodaje.

Una de las últimas ha sido The Beautiful Cádiz dirigida además por el sanluqueño Rafael Sadoc. Narra una historia de amor que acontece en un ambiente muy carnavalero.

Y más allá de la gran pantalla, Cádiz también ha sido plató de series televisivas como Juncal o la versión española de Cheers. Incluso en el primer capítulo de la serie de dibujos animados David el gnomo aparecen imágenes de la demolición del antiguo hospital de Zamacola.

Aquí nombramos sólo algunos de los largometrajes, ya que la provincia ha sido a lo largo del último siglo un espacio muy utilizado para rodajes de grandes producciones cinematográficas tanto nacionales como internacionales. No cabe lugar a dudas de que Cádiz es de cine.