Más de 30 caballos se han contagiado ya en la provincia de Cádiz por el virus del Nilo

La provincia de Cádiz cuenta ya con 32 casos de fiebre del Nilo Occidental en caballos. En Andalucía, según ha informado el Gobierno andaluz, el total asciende ya a 97, habiéndose detectado 13 en la última semana. Todos los casos han aparecido en los meses de agosto y septiembre.

La expansión del virus, que se transmite a través de la picadura de mosquito, se centra en las provincias de Cádiz, Sevilla y Huelva, aunque ya se ha detectado un caso en el municipio de Lopera, en la provincia de Jaén, según la información de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

En la provincia de Cádiz se han registrado hasta ahora 32 casos en los términos municipales de Jerez de la Frontera (8), Vejer de la Frontera (4), Tarifa (4), Medina Sidonia (4), Puerto Real (2), Trebujena (2), Alcalá de los Gazules (3) y Sanlúcar de Barrameda, Villamartín, Arcos de la Frontera, Los Barrios y El Puerto de Santa María (1).

La provincia de Sevilla es la que presenta una mayor afección de contagios en equinos, con un total de 48 casos en las localidades de Dos Hermanas (10), Los Palacios y Villafranca (10), Lebrija (7), Las Cabezas de San Juan (6), Utrera (4), Morón de la Frontera (4) y Pilas, Puebla del Río, Gelves, Bollullos de la Mitación, Coripe, Coria del Río, Sanlúcar la Mayor (1).

En Huelva, se han detectado un total de 16: Almonte (4), Moguer (2), Gibraleón, El Campillo, San Bartolomé, Huelva, La Palma del Condado, Villalba del Alcor, Cartaya, Aljaraque, Santa Ana la Real y Rociana del Condado (1).

Todos ellos siguen únicamente a un caballo cada uno, salvo dos registrados el 2 y el 7 de septiembre en Dos Hermanas, que afectan a un par de equinos a cada uno por lo que, en la actualidad, el número de equinos afectados es de 86 animales.

El virus de la fiebre del Nilo se transmite por la picadura de un insecto, tratándose generalmente de mosquitos del género Culex, que está presente en ellos e infecta a las aves cuando éstos se alimentan.

Las aves son consideradas reservorio de la enfermedad, actuando normalmente como portadores sanos, jugando un papel muy importante en la diseminación del virus.

El mosquito infectado puede transmitir la enfermedad especialmente a caballos, aunque también es posible la transmisión a personas, como ha ocurrido en los municipios sevillanos de Coria del Río, Palma del Río y Los Palacios y en la provincia de Cádiz, donde se han registrado varios casos.

También se detectaron en la comunidad dos casos en aves, un quebrantahuesos y un buitre negro fallecidos en el zoo de Jerez.

Los mosquitos no se infectan al picar a los caballos, ni se transmite entre caballos y personas.