Multas a diestro y siniestro en la capital gaditana por botellones, reuniones ilegales o saltarse el cierre perimetral

Agentes de la Policía Local de Cádiz han interpuesto 109 denuncias durante el fin de semana por incumplimientos de las medidas para prevenir los contagios por el Coronavirus. Estos controles responden al objetivo de garantizar que la ciudadanía cumpla con las iniciativas impuestas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación del virus.

Durante la jornada del sábado y del domingo, agentes de la Policía Local realizaron controles a unos 300 vehículos y 27 denuncias para garantizar que toda salida y entrada a la ciudad estuviera justificada debido al cierre perimetral.

Desde la Jefatura de la Policía Local han informado además de la interposición de 51 denuncias por reuniones de más de cuatro personas, 18 por no llevar la mascarillas y 12 por la realización de botellones. Además, se interpuso una denuncia contra un hombre que debía estar cumpliendo la cuarentena y se encontraba en un establecimiento cercano a su domicilio.

Desde el Ayuntamiento se ha vuelto a hacer un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía para cumplir con las medidas de prevención y poder contrarrestar así la propagación del virus.

LOS BARRIOS

Por otra parte, agentes de la Guardia Civil han denunciado en Los Barrios a 18 personas por estar celebrando una fiesta y saltarse todas las medidas establecidas por las autoridades sanitarias para hacer frente a la propagación del Covid-19.

Según ha explicado en una nota la Guardia Civil, los hechos se produjeron en la madrugada del sábado 20 de febrero cuando una de las patrullas del Puesto Principal de Los Barrios, mientras prestaban servicio de seguridad ciudadana, tuvo conocimiento de que en un hotel de Palmones se encontraba un número elevado de personas que pudieran estar celebrando una fiesta en varias habitaciones.

Una vez en el lugar indicado los agentes pudieron observar a numerosos jóvenes en diversas habitaciones consumiendo alcohol, fumando cachimbas, así como inhalando a través de globos oxido nitroso, más conocido como el “gas de la risa”.

Además, los agentes pudieron apreciar como los detectores de humo de dichas habitaciones se encontraban tapados con bolsas de plástico, para evitar así que sonara la alarma de detección de incendios.

Por ello, se les informó de las medidas establecidas por las autoridades sanitarias, manifestando todos ellos ser conocedores de las mismas, por lo que los agentes procedieron a la instrucción de las pertinentes actas de denuncia por no guardar las distancias mínimas de seguridad entre personas, uso inadecuado de las mascarillas, saltarse el toque de queda establecido y desplazarse a otro término municipal, así como interponer denuncias por consumo de estupefacientes a alguno de ellos.