«No es el lugar apropiado para un anciano; no es una pensión, es una chapuza»

Alejandro Matamoros, cabeza visible de la asociación Somos Cádiz, ha publicado en las últimas horas en redes sociales una carta dirigida a la concejala Helena Fernández.

El motivo de la misiva es pedirle una solución definitiva para José María, el abuelo de Cádiz que venía durmiendo en su coche en la Barriada de La Paz y que ha sido trasladado a una pensión que, según explica Matamoros, no está a la altura de sus necesidades.

Este es el escrito de Alejandro Matamoros:

«Querida Helena, concejala del área de asuntos sociales de Cádiz. Los contagios por coronavirus están aumentando de manera radical, te recuerdo que tienes a un ser humano de 78 años en una pensión compartiendo baños con 15 jóvenes, durmiendo en una habitación sin ventilación con 6 jóvenes. José María no tiene las defensas como nosotros, es frágil por su edad y por estar tantos años viviendo en un vehículo.

Actúa como un ser humano, ya que podría ser algún pariente tuyo, te recuerdo como defendías a estas personas con las pensiones, delante de las cámaras pero ahora toca defender su salud y su dignidad.

No sé si tu puente se alargará hasta el miércoles, cuando entres a trabajar sea las 9, 9:30 o 10, no sé el horario que te aplicas, sólo sé una pincelada de tu sueldo por trabajar de lunes a viernes. Si no hay festivos de por medio como en este caso.

Gánate tu sueldo de futbolista y antes del descanso del desayuno haz las gestiones pertinentes para que José María pueda pasar a la vivienda que le ceden, piensa en su edad, su salud y cómo están aumentando los casos por coronavirus. Este señor debe estar a salvo ya, vais a contrarreloj… si le pasase algo, imagínate como podrías conciliar el sueño por las noches teniendo otra mancha de poder y no querer.

Sé que tienes algunos pupilos muy bien adiestrados para que quiten hierro al asunto, pero la realidad es que este señor sigue en una pensión, haciendo gastos de dinero público pudiendo pasar ya a una vivienda y esa plaza cederla a otros tantos de cientos que habitan por nuestras calles.

Helena, ya es hora de que actúes con humanidad, y sobrepongas el derecho de este abuelito antes que tu orgullo.

Te recuerdo que trabajas para nosotros/a, trabajas para el pueblo y si no te nace por vocación, hazlo por obligación.

Este señor está en peligro, en la pensión puede acceder cualquier persona, las taquillas no tienen llave, las puertas no tienen llave, se aplica la ley del más fuerte en ese lugar, tiene que estar con toda sus pertenencias escondidas y siempre encima como si del programa Encarcelados en el extranjero se tratase. No es el lugar apropiado para un anciano, no es una pensión: es una chapuza«.