Nuevo inquilino para la brillante y demandada calle Plocia de Cádiz

La calle de moda en Cádiz, sin duda. En lo que a gastronomía se refiere no hay quien le tosa. Plocia ha ido experimentado en los últimos años un auge descomunal en la capital gaditana. En pleno centro, compartiendo corazón con la plaza de San Juan de Dios, la plaza del Ayuntamiento de la ciudad. Pegada en un acceso a la Cuesta de las Calesas, cerca de las estaciones de autobuses (menos cerca ahora) y de trenes.

Mientras se vende a bombo y platillo un nuevo mercado gastronómico en la plaza de Sevilla, en parte del edificio de la estación de tren, Plocia presume de imagen y no hay quien pueda hacerlo de semejanza. Plocia, Plocia, Plocia…

La calle Plocia está a reventar. Y si alguien se pregunta si cabía algún negocio más en ese punto de la capital gaditana la respuesta es que sí. Empujando para hacer hueco, pero sí.

La Vaca Atada se desata y abandona la calle Nueva para instalarse en la calle de moda en lo que a gastronomía se refiere: Plocia.

La pastelería, panadería y cafetería con acento argentino, que cuenta con fieles clientes, ha cerrado sus puertas y las reabrirá en poco tiempo en otro espacio, junto al restaurante La Chancha y los 20, establecimiento de los mismos propietarios.

La Vaca Atada seguirá ofreciendo el mismo servicio en el local que durante años ocupase la Nueva Casa de Postas.

En estos días se acaban las obras en el nuevo local y se está desmontando todo el mobiliario y la maquinaria del antiguo para proceder a su traslado.

En La Chancha y los 20 se encuentra el obrador donde se elaboran las populares empanadas de La Vaca Atada.