Pablo Iglesias anuncia que deja la política

El líder de Podemos y candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha anunciado esta noche que deja la política tras el fracaso de su candidatura en los comicios madrileños.

Roba algo de protagonismo Iglesias a Isabel Díaz Ayuso, que ha ganado con rotundidad las elecciones en la Comunidad de Madrid.

“No contribuyo a sumar”, ha dicho Iglesias, que deja todos sus cargos y abandona la política institucional.

Pablo Iglesias destaca el crecimiento de la participación que sin embargo reconoce que no les ha brindado los resultados que esperaban.

Dice que es consciente de ser un “chivo expiatorio” que “moviliza los afectos más contrarios a los servicios públicos y a la democracia”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha ganado con holgura y tendría en su mano ser investida y gobernar sólo con la abstención de Vox, según el escrutinio. El bloque de la derecha (PP y Vox) sobrepasa con amplitud los 69 diputados que fijan la mayoría absoluta pese a la desaparición de Cs del arco parlamentario.

Los resultados confirman la victoria del PP, que dobla la representación que tenía hasta ahora en la Asamblea de Madrid.

Ayuso se proclama como la gran ganadora de la noche electoral. Con casi el 100% escrutado, el PP obtiene el 44,15% de los votos y 65 escaños. Estas cifras podrían ser suficientes para gobernar en solitario ya que supera en diputados al PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos. Aun así, necesitará el apoyo de Vox o, al menos, su abstención.

Con Ciudadanos fuera del tablero político madrileño, el partido de extrema derecha se convertirá en el principal socio de los populares, bien sea desde dentro del Ejecutivo regional o fuera de él.

Sin embargo, los de Rocío Monasterio no serán tan relevantes como esperaban en la nueva escena que se dibuja en la Comunidad de Madrid a partir de este miércoles.

La holgada victoria del PP les resta protagonismo e importancia. La formación ha obtenido el 9,12% de los apoyos y 13 parlamentarios, por lo que la suma con los populares le da al bloque de la derecha la mayoría absoluta, que está en los 69 diputados. El total se quedaría en 78 parlamentarios frente a los 58 del bloque de la izquierda.

Las malas noticias son dobles para el PSOE. Ángel Gabilondo no solo es arrasado por el PP de Ayuso, sino que también es superado por Más Madrid en votos. Los socialistas consiguen el 16,92% de los apoyos, frente al 16,99% de los de Mónica García, la gran ganadora de la izquierda que, pese a haber amenazado toda la noche con el sorpasso, finalmente ha empatado a 25 escaños con los socialistas.

Más Madrid gana peso respecto a los comicios de 2019, cuando Íñigo Errejón se hizo con el 14,69%. No obstante, la aspiración de desbancar a Ayuso del poder desaparece. La izquierda no consigue la fuerza suficiente y se prepara para el fiasco. Sobre todo Unidas Podemos, que no nota el efecto deseado con la candidatura de Pablo Iglesias y tan solo obtiene el 7,28% de los votos y 10 escaños.

La formación morada se convierte en el grupo parlamentario minoritario en la Cámara tras la nueva hecatombe de Ciudadanos. Los de Edmundo Bal se quedan sin representación y, con tan solo un 3,52% de las papeletas, pierden los 26 diputados que consiguieron en los últimos comicios y les condujeron a un gobierno de coalición con el PP.

El PSOE ha apostado por el mismo candidato que hace dos años y, en cambio, la diferencia en los resultados es notable. De proclamarse ganador en 2019 con 37 diputados, Gabilondo ha pasado a empatar a con Más Madrid y ha puesto en evidencia la pérdida de apoyos del socialismo en la Comunidad de Madrid.