Relajación en Cádiz en un fin de semana con menos restricciones y mucho sol

Cádiz se ha relajado más de lo aconsejable en un fin de semana con menos restricciones en la lucha por frenar la pandemia de coronavirus y con mucho sol brillando tanto ayer sábado como hoy domingo.

El astro rey ha tenido estos días en Cádiz más fuerza que la anunciada bajada de temperaturas y, junto a la ampliación de horarios para el sector de la hostelería decretada esta semana por la Junta de Andalucía, ha provocado que muchos gaditanos y gaditanas se hayan echado a la calle.

Ha tocado disfrutar de la gastronomía, el clima y las relaciones sociales que tanto se echaban en falta. Hay quien lo ha hecho con responsabilidad y hay quien no. No han faltado los visitantes de otros puntos de la provincia.

La gente ha exprimido estos dos días y hay quien ha apurado este domingo hasta los últimos rayos de sol.

Las jornadas, tanto la de ayer sábado como la de este domingo, han dejado alguna imágenes preocupantes, de excesiva relajación: aglomeraciones de gente sin guardar la distancia y sin hacer uso de las mascarilla.

Especialmente llamativas han sido algunas concentraciones como las que se produjeron ayer en el Rincón Gastronómico del Mercado de Abastos: mucha gente, poca distancia de seguridad y contadas mascarillas.

A eso hay que sumar un clásico como son los botellones en algunas plazas y playas de la ciudad, que siguen produciéndose cada fin de semana pese a la amenaza de la pandemia y la llamada a la responsabilidad de los ciudadanos por parte de las administraciones.

El Gobierno andaluz decidió este miércoles mantener el cierre de la movilidad entre provincias tres semanas más, incluida la Semana Santa, pero decidió retrasar el inicio del toque de queda a las once de la noche y a las 22.30 horas el cierre de los negocios hosteleros.

Esa novedad en las restricciones han tenido respuesta en la calle, con la gente apurando la tarde en bares y restaurantes.

La decisiones adoptadas por la Junta de Andalucía tienen una vigencia de tres semanas: desde el pasado viernes 19 de marzo y hasta el 9 de abril.

Las limitaciones en cuanto a reuniones de personas se han mantenido como estaban: seis personas máximo en el exterior y cuatro personas en el interior de los negocios de restauración.

Andalucía seguirá manteniendo el cierre de la movilidad entre provincias en las próximas tres semanas, junto al cierre perimetral de la región, de acuerdo con la decisión adoptada en el Consejo Interterritorial de Salud.

De cara a la Semana Santa hay temor en el seno del Ejecutivo andaluz de que acabe produciéndose tras ella una cuarta ola de la que nadie quiere hablar, pero que ya muchos pronuncian.

Por eso motivo, se anunció que se descartaba la movilidad entre provincias en estos días de fiesta, pese a que no habrá Semana Santa como tal en las calles, alegando que no se puede poner en riesgo una cuarta ola que pueda colapsar el sistema sanitario.

“Sería una irresponsabilidad por nuestra parte arriesgarnos a la cuarta ola” , sentenció con claridad Juan Marín.