“Se cargan el Carnaval, el Corpus, la poca programación cultural de primavera y el fin de curso de la cantera”

El Grupo Municipal Popular (GMPP) ha lamentado hoy la decisión de Adelante Cádiz de aplazar el Carnaval de Cádiz a junio de 2022.

«Vuelven a imponer su criterio a todo el mundo del Carnaval con un cambio de fechas precipitado, sin consenso real y, sobre todo, atendiendo únicamente a los intereses de una parte -al parecer muy minoritaria- de la fiesta: al resto de los gaditanos y a muchos carnavaleros se les deja fuera de decisión ya tomada como un precepto inamovible; como si fuera Ley, cuando lo lógico hubiera sido mantener las fechas y tener un plan B si la situación sanitaria se agrava», según apuntó el concejal popular José Manuel Cossi.

El concejal popular ha adelantado hoy que los populares defenderán la reconsideración de la postura municipal porque -según señaló- “con esta decisión pueden ayudar a determinadas agrupaciones, pero perjudican a la ciudad, se cargan el Carnaval en febrero, el Corpus, la poca programación cultural de primavera que tenían y el fin de curso de muchos niños y jóvenes de la cantera que esperan con tanta ilusión su participación en el Falla. Tanto presumir de la importancia de la cantera para darle cajonazo y dejarla fuera de la decisión; ninguneada y obligada a decidir entre los estudios y el Carnaval”.

«Las callejeras, expulsadas de la toma de decisiones»

José Manuel Cossi lamenta «la falta de participación real, en esta y en tantas decisiones que se toman respecto al Carnaval desde el Ayuntamiento». «La participación y la transparencia de Adelante Cádiz dan para unos cuantos cuplés: eliminan el Patronato, que era el primer objetivo de Adelante Cádiz para hacer y deshacer a su antojo, se apoderan del carnaval, y ahora lo limitan a un foro al que para acceder tienes que tener experiencia acreditada y curriculum carnavalesco que lo avala no sabemos tampoco quién, y donde te llaman para escuchar una decisión ya tomada. Un foro en el que una gran parte de la ciudad no tiene voz ni voto y en el que, de primeras, han dejado fuera a todas las callejeras, que son el grueso del Carnaval de la calle, a la cantera, los romanceros y tantas agrupaciones femeninas a las que no se les ha consultado nada».

Cossi señala que «las formas de Kichi y Cazalilla demuestra que solamente escuchan a su parte del carnaval y ni siquiera disimulan: parecen convencidos de que pueden manejar el carnaval sin que nadie les discuta. Se llevaron varios años disimulando con el cambio de asociaciones en el Patronato hasta hacerlo ineficaz y aburrir a los colectivos. Luego disolvieron el Patronato, con sus juntas ejecutivas y el Consejo Rector, y ahora su modelo participativo queda en evidencia: simulan una transparencia y una participación donde sólo tienen voz algunos, y se permiten el lujo de tomar una decisión de este calado sin consultar con el resto de la ciudad y las formaciones políticas. Si el Partido Popular hubiese tomado esta decisión como lo ha hecho Kichi, sin hablar con nadie, tendríamos a los que ahora gobiernan montando manifestaciones delante de la sede del PP, hablando de libertad de expresión, de censura y libertad e intoxicando a todo Cádiz”.

Los populares creen que el aplazamiento, además de un error, no responde a ninguna medida de prevención por la pandemia, a la vista de los actuales criterios sanitarios que están relajando todas las medidas. “Nos encontramos con la paradoja que el propio Ayuntamiento que no quiere organizar el COAC en febrero se pone a vender las entradas de los espectáculos de diciembre, que ahora ya sí pueden completar el aforo al cien por cien. Esto no tiene que ver con la pandemia, tiene que ver con el interés mercantilista de determinados colectivos a los que el Equipo de Gobierno utiliza para sus intereses: controlar totalmente el concurso y poner fecha fija al Carnaval para 2022 y quién sabe si los siguientes años, por cuestiones ideológicas sin sentido”.

«Siempre creando bandos»

Los populares creen que la decisión tomada no solo es precipitada, sino que además busca la confrontación entre gaditanos, “porque era realmente fácil programar las sesiones del COAC de manera que no se llegara, justo el último Domingo de Carnaval, al Corpus. Una cortina de humo más para ocultar el verdadero debate: el cambio injustificado de fecha a seis meses vista. Buscan polarizar el debate enfrentando a los gaditanos, una vez más. Ambas fiestas son de Cádiz y nadie nos tiene que obligar a elegir entre una y otra celebración. El único objetivo de Kichi es dividir y crear bandos en la ciudad, como ha pasado con el Carranza, con el turismo, con la Semana Santa, con las bicis y los coches… por eso, no es casual que el domingo de Carnaval coincida con el Corpus. Su plan ideal es que el Partido Popular saliera diciendo que es una falta de respeto y que el Corpus debe respetarse ante todo como tradición que es, y entrar en la confrontación para ponerle en bandeja la crispación que venden a los suyos.

«Un Carnaval Universal»

El Grupo Popular también ha recordado hoy que «este no es el primer intento de los anticapitalistas -se llamen ahora como se llamen- de poner fecha fija al Carnaval de Cádiz. Lo intentaron en 2017 y tuvieron que dar marcha atrás por la respuesta de medio Cádiz. Lo que esconden es un interés partidista y económico de alargar el concurso durante dos meses con más sesiones de las necesarias. Tres meses en los que la gente no hable de otra cosa que de carnaval para no hablar de los problemas que padece Cádiz. Carnaval para controlarlo todo desde el grupo de gobierno, que odia a los díscolos y a los que no les ríen las gracias».

Cossi recordó que «la fecha del carnaval es universal, y cada año está condicionado por el calendario. La fecha del Carnaval no la puede cambiar ni el Ayuntamiento de Cádiz, ni el de Venecia, ni el de Montevideo. Podrán cambiar la fecha de una cabalgata o de un concurso, pero la del carnaval no. El carnaval de Cádiz es la expresión cultural de toda una ciudad – no solamente el COAC- que si de algo presume es de libertad. En 2022, mientras se celebran los grandes carnavales del mundo nuestro Ayuntamiento ha decidido que los gaditanos estemos esperando a junio, por decreto. Desde el PP creemos que en febrero si la situación sanitaria lo permite, como todo apunta, Cádiz saldrá a la calle a cantar sus repertorios sin ningún complejo. Tenemos un carnaval declarado de Interés Turístico Internacional y aspiramos a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, pero nos da igual quitarlo de sus fechas, que es en sí una esencia del Carnaval, en base a no se sabe bien qué criterio”.

Perjuicio económico

El edil popular también advirtió sobre las consecuencias negativas que tendrá disputar visitantes y público con ferias de la provincia y de Andalucía, con los corpus de otras localidades, y con el inicio de la temporada de verano: “en febrero y marzo la economía local tenía el Carnaval como revulsivo. El próximo año, que debe ser el de la recuperación, no tendremos en febrero nada, y en junio tendremos algo descafeinado que no será Carnaval, evidentemente, y que no tendrá la repercusión que todos los años teníamos en toda España.”

La conclusión para los populares es que «el cambio de fecha es un capítulo más en el proceso iniciado hace ya años por Kichi y su formación para alejar a quienes no sean de su cuerda de la gestión del Carnaval; ya han echado de la toma de decisión a la cantera, a las callejeras, a las asociaciones de autores, y a todos los colectivos que se organizaron antes de que ellos existieran. Ahora la supuesta consulta es llamar a los que sabes que te van a decir que sí y decir que es un clamor popular. La gestión del cuñadismo. Esa es la idea de la democracia de quienes gobiernan esta ciudad».