Dos policías nacionales de Cádiz sufren trastornos circulatorios tras recibir la vacuna de AstraZeneca

Dos policías nacionales de Cádiz, de unos 40 años de edad y sin patologías previas, han tenido que acudir al médico de urgencias tras sentir problemas físicos después de que el pasado 8 de marzo recibieran la primera dosis de la vacuna AstraZeneca contra el coronavirus.

Los agentes pertenecientes a la Comisaría Provincial de Cádiz, según apunta La Voz de Cádiz, acudieron al médico aquejados de una parestesia en la planta del pie y una tromboflebitis en una pierna, respectivamente.

Se investiga si estos trastornos circulatorios están relacionados con los efectos derivados de la vacuna que se les suministró hace unos días.

El suministro de este tipo de vacuna está dando mucho que hablar. La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, ha insistido este miércoles en que el caso de la profesora de 43 años fallecida en Marbella y que recibió la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 a principios de este mes “está en estudio”.

“Estamos en un momento muy incipiente y se está estudiando esa relación de causalidad entre la vacunación y el fallecimiento”, ha dicho, reiterando que “se está estudiando esa relación causal que puede haber entre la vacuna y el fallecimiento” de la mujer, trasladando un mensaje de pésame a toda la familia y el municipio de Marbella.

Ha insistido, por tanto, en que “todo está en estudio”, explicando, además, que sabe del propio consejero que desde que este pasado martes se conoció la noticia está al habla con la ministra.

Por otro lado, ha insistido en que se ha sido “super escrupuloso” desde el principio del inicio del proceso de vacunación con los protocolos que marca el ministerio. “En este caso, como debe ser, y ha sido desde el principio, estamos en absoluta coordinación con el ministerio”, ha incidido.

Navarro ha señalado también que en la tarde de este miércoles se celebra la reunión Interterritorial de Sanidad y uno de los puntos del orden del día “es éste y esperamos que la ministra se pronuncie al respeto terminada la reunión”.

Son varios los países, entre ellos España, que han decidido paralizar temporalmente su vacunación con AstraZeneca, a pesar del consejo de la OMS y de los reguladores de la UE y UK, que aconsejan mantener la vacunación, por la aparición de once eventos trombóticos, que coinciden en tiempo con la vacuna, pero se desconoce si ésta ha sido su causa.

Cuestionada por si se determina que la causa ha sido por la vacuna se pueden plantear cancelar la vacunación con AstraZeneca, ha incidido en que “ahora mismo se está estudiando esa relación de causalidad y en el momento en que se tenga certeza se tomarán medidas”, pero “cuando lleguemos a ese río, cruzaremos ese puente”.

“Ahora mismo lo que hay que demostrar es que realmente hay una relación causa efecto entre la vacunación y la causa del fallecimiento en este caso”, ha dicho.

En Málaga, ha recordado, hay unos 40.000 personas que se han vacunado y “hasta ahora, afortunadamente, no tenemos ningún otro caso”, “es cuestión de hacer el estudio y también quizá, no es cuestión de suspender, es cuestión de ver si hay algunas causas de riesgo que puedan tener determinadas personas que unidas a las vacunas pueda dar este efecto, terminar con estas consecuencias”.

“Ahora mismo está todo en una fase muy incipiente, desgraciadamente el fallecimiento se ha producido hace escasas horas y todo está en estudio”, ha agregado, dejando claro que “estamos perfectamente coordinados con el ministerio, que es quien, en este tipo de cosas marca las pautas y las directrices que hay que seguir”.

Por otro lado, ha dicho que le preocupa la alarma social que se genera entre los colectivos vacunados y ha trasladado “tranquilidad”: “Solo en Málaga se han vacunado ya casi 40.000 personas, no hemos tenido ningún caso hasta ahora y llevamos semanas vacunando”.

También ha pedido responsabilidad a los medios, porque “la línea entre informar y, a veces, crear alarma es muy finita. Sé que actuáis con suma responsabilidad y hacéis vuestro trabajo lo mejor que sabéis y con la mejor voluntad”.

“Pero –ha continuado– en estos casos mi obligación es pedir responsabilidad a los transmisores, a esa conexión con la ciudadanía y opinión pública, y al final, tenéis parte de responsabilidad en que no se genere alarmas y se tenga la información, porque la población tiene que estar informada y más en un caso como esté”, ha concluido.