TSJA confirma más de 4 años de cárcel para los tres pilotos de una patera que cruzó el Estrecho con 13 inmigrantes

Escrito por:
Actualizado:

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Cádiz condenando a cuatro años y tres meses de cárcel a los tres pilotos de una patera que intentó alcanzar costas gaditanas en noviembre de 2021 con 13 inmigrantes de origen magrebí a bordo.

La Sección de Apelación Penal de la Sala de lo Civil y Penal del TSJA ha desestimado los recursos interpuestos por los tres acusados contra la sentencia dictada en diciembre de 2022 por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, con sede en Algeciras, que consideró a los condenados autores de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, con el agravante de la puesta en peligro de la vida de las personas que viajaban en la embarcación.

Según recoge en los hechos probados la sentencia confirmada, queda demostrado que los tres condenados eran los pilotos de una embarcación de poliéster y madera de seis metros de eslora por 1,5 metros de ancho, en la cual viajaban junto a otras diez personas previo pago de 15.000 euros desde la playa de Almansouria (Marruecos) con el fin de introducirlas irregularmente en territorio español.

Los acusados durante el trayecto se alternaron en el cumplimiento de tareas de pilotaje, repostaje y orientación mediante el uso de GPS y brújula hasta la llegada a las costas españolas. Realizaban el transporte “con conocimiento de que se exponía a las personas transportadas a perder la vida o a sufrir menoscabo de su integridad o salud”.

Los migrantes permanecieron “dos días navegando a la intemperie, de día y de noche, con entrada de agua y paradas de motor”. La patera realizó dicha travesía, para recorrer una distancia superior a los 300 kilómetros, con un exceso de aforo que la hacía “muy inestable y susceptible al vuelco frente al oleaje existente en medio del océano”, razón por la que sus ocupantes se vieron obligados a achicar agua de su interior, motivo por el que el motor se paró en múltiples ocasiones quedándose a la deriva y hundiéndose cada vez más por el sobrepeso que soportaba y el agua que acumulaba, motivo por el que pidieron auxilio a Salvamento Marítimo.

Dicha embarcación contravenía todas las medidas relativas a la seguridad marítima, no portaban objetos de señalización y tampoco iban provistos de instrumentos adecuados de navegación y orientación, así como de cualquier tipo de víveres.

El TSJA ha rechazado los motivos alegados por los acusados en la apelación, considerando acreditada la autoría de los acusados según las declaraciones de los testigos protegidos en el caso. También ha descartado el tribunal que no llegara a materializarse el riesgo de peligro para los pasajeros, al entender que las dimensiones de la embarcación constituyen de por sí un “riesgo permanente” para la integridad física e incluso para la vida de los migrantes transportados.