Un buque da aviso de una patera con 20 inmigrantes, dos de ellos menores, que se dirigía hacia Cádiz

Salvamento Marítimo ha rescatado la madrugada de este jueves a una veintena de personas, dos de ellas menores, al interceptar a una patera que navegaba en aguas próximas a la costa de Cádiz.

Según han informado fuentes de Salvamento Marítimo, en torno a las 23,30 horas de este pasado miércoles, un buque que navegaba por aguas próximas a la costa de Cádiz avistaba a una patera, dando aviso a las autoridades.

Fueron movilizados el helicóptero de rescate Helimer 202 y la embarcación Salvamar Suhail, que ya de madrugada lograban llegar hasta la patera, a unas 50 millas náuticas al oeste de Cádiz.

Han sido rescatados 19 varones de origen magrebí, dos de ellos menores de edad, siendo desembarcados sobre las 4,30 horas en el puerto de Cádiz.

VIGILIA POR LOS MIGRANTES FALLECIDOS EN AGUAS DE CÁDIZ

El Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta ha manifestado su «honda preocupación y profundo dolor» ante uno de los «más graves dramas humanos» de la inmigración ocurridos en las costas del litoral gaditano, a 30 millas de la costa de Barbate, y que ha desembocado en la muerte de diez inmigrantes y la desaparición de 15 que se dirigían a las costas. Por ello, el obispo, Rafael Zornoza, presidirá una vigilia de oración este jueves en la playa del Carmen en Barbate.

En una nota, el Secretariado de Migraciones de la Diócesis ha manifestado que «siguen las muertes y sigue la ‘globalización de la indiferencia'».

«Año tras otro, desde la impotencia y la rebeldía interior, se nos sigue helando el corazón con cada rescate o desaparición de un inmigrante fallecido y todos los que tienen algo que ver en este asunto miran para otro lado, porque la culpa de los fallecidos en las dos orillas del Estrecho siempre la tienen los muertos», ha añadido.

El Secretariado de Migraciones ha expresado su solidaridad con las familias de todos estos inmigrantes, al tiempo que ha denunciado la muerte de «todas estas personas inocentes y las causas que las originan».

Así, ha demandado de los gobiernos de todos los países afectados en estos graves sucesos, generados por una inmigración que vive una situación muy desesperada, «que se aborden las políticas y los medios necesarios para evitar que se repitan estos dramas y tragedias».

«Desde el silencio de nuestra oración queremos hacer llegar hasta la otra orilla nuestro dolor y nuestra solidaridad y afecto, al tiempo que expresamos nuestro deseo de que este paso fronterizo en las aguas que separan las dos orillas dejen de ser espacios de dolor, sufrimiento, dramas y muertes, y se conviertan en lugares de encuentro, amistad e intercambio entre los pueblos de los dos continentes», ha concluido.