Cuidado con las pasiones veraniegas y los afrodisiacos

Desde la aparición de la Viagra (la “pastilla azul”) en el mercado para solucionar problemas sexuales son muchos los “remedios” y “estimulantes” que han surgido y que prometen, poco menos que una panacea de placer pero surgen alertas para la salud que pueden resultar, a la postre, muy perjudiciales.

Concretamente hay productos afrodisiacos que tienen como ingredientes activos principios como el de Viagra y ello ocasiona que puedan surgir efectos cardiovasculares adversos. Así la correcta información de la persona de lo que toma para solucionar dichos problemas es básico para una buena salud sexual y corregir todo lo que se necesite -si tiene solución-.

No se recomienda la compra de productos “milagrosos” por internet que proceden de otros países y cuya composición puede ser una “bomba” para la persona. Así se recomienda que todo este tipo de fármacos sean supervisados por la acción de un médico y no guiarse por los “milegros” que se prometen en los comentarios de las webs que se dedican a la venta de ello pues son redactados por los propios vendedores orientando la venta y la decisión del futuro cliente, además en caso de problemas (que pueden ser muy serios) no hay a quién reclamar y menos si de un país de Asia o del Este de Europa se trata.

Te Interesa:  El origen de la 'comida rápida'

Muchos de estos “remedios” son geles, mieles, mermeladas o gelatinas que contenían los principios activos para solventar problemas como la disfunción eréctil potenciando el flujo sanguíneo, que es lo que hace la Viagra y que en sus etiquetas no se informa de la composición ni los principios activos, los posibles efectos secundarios o contraindicaciones. Ello en el paciente con afecciones cardiacas puede resultar fatal.

Extremar la precaución

Marcas como “Black Horse Honey” o “Jaguar Power” contienen sustancias de este tipo como el tadalafilo o el sildenafilo que son vasodilatadores y tienen contraindicaciones en personas que sufren de patologías cardíacas, su circulación es ilegal y, por tanto, están prohibidas.

Igualmente se han descrito una gran cantidad de efectos secundarios (que pueden ser graves o muy graves) una vez consumidos estos fármacos provocando convulsiones, hemorragias pulmonares, edemas cerebrales o insuficiencia renal aguda. Los productos identificados se retirar del mercado y se informa a la población que es conveniente no tomarlos.

Otros afrodisiacos naturales

Los problemas sexuales, la falta de apetito sexual, el cansancio, el estrés, todo ello influye en el deseo. Viagra vino a solucionar problemas pero también los creó (como los ya descrito). Por ello hay una serie de afrodisiacos naturales que no originan tales efectos secundarios pero si conllevan otros riesgos.

Te Interesa:  Los intentos frustrados de matar a Franco

Estos afrodisiacos son:

  • Ginseng: aumenta el rendimiento físico, mental y sexual. Es utilizado para tratar la disfunción eréctil y potenciar el deseo sexual.
  • Yohimbina: se saca del llamado “árbol del amor” y es un potenciador del deseo sexual y la disfunción eréctil. Puede generar ansiedad o hipertensión en algunos casos. En España está prohibido su consumo.
  • DHEA: dehiproepiandrosterona, que es una hormona que genera la glándula suprerrenal de forma natural y que está en hombres y mujeres. Esta hormona, a partir de los 30 años, disminuye y con ella el deseo sexual. Se vende en tabletas, chicles o cremas; a largo plazo puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  • Epidedium: se usa en la medicina tradicional china y es la “viagra natural” en Asia. Abre el deseo sexual y mejora el rendimiento ayudando a tratar la disfunción eréctil.
  • Catuaba y Muirapuama: es una corteza de árboles que se ha usado en la Antigüedad para aumentar la líbido y la potencia sexual. No tiene efectos secundarios.
Te Interesa:  Recordando, tal día como hoy, el invento del cucurucho de helado

Entre las frutas con principios afrodisiacos tenemos: las fresas, los higos, frutos del bosque, dátiles o el mango.

Siempre que se tenga un problema de estas características se debe consultar al médico, ponerse en manos de los especialistas y no jugar a la “ruleta rusa” con la salud.