El “fin del mundo” no llegará este fin de semana

Una información falsa se propaga por internet (que muchas veces es un gran mentidero) en la cual se afirma que una gran tormenta solar impactará contra la Tierra y afectará a los sistemas de comunicación global generando un problema de orden mundial en el que nos quedaremos temporalmente sin telefonía móvil o redes sociales.

En redes como Facebook, Instagram o Twitter se habla de ello y atribuyen a la NASA la afirmación que la “llamarada solar” se dirige a la Tierra rápidamente, una llamarada que surgió el pasado 3 de julio.

Información falsa

En las publicaciones alarmistas podemos leer: “podría causar una interrupción importante en las redes de comunicaciones” afectando a GPS, 5G, 4G, satélites y comunicaciones o también la NASA cree que una tormenta solar afectaría gravemente a la Tierra con un apagón masivo” o “una tormenta solar se aproxima rápidamente a la Tierra, fenómeno que podría causar un apagón masivo en el planeta, advierte la NASA. (…) La tormenta solar se mueve hacia la Tierra a 1,6 millones de kilómetros por hora, velocidad que podría aumentar con el paso del tiempo”.

Te Interesa:  Siete excusas que han servido a algunos para divorciarse

Por todo ello NASA ha indicado que no se ha realizado ninguna advertencia esta semana sobre ninguna tormenta solar y que la ocurrida el 3 de julio ya impactó y sólo afectó a algunas ondas de radio sobre el Atlántico y poco más. En un mensaje dirigido a EFE sobre esta cuestión se explica: “Para resumir, una erupción solar con clasificación X1.5 ocurrió el 3 de julio, pero los efectos de la llamarada ya han pasado (la luz tarda 8 minutos en llegar a la Tierra desde el Sol, y eso es lo que causaría cualquier efecto en el planeta)”.

Sobre esta llamarada solar se publicaba en CádizDirecto: “Esta llamarada nunca fue de clase X1,5 y tuvo la suficiente potencia para producir un pulso de rayos X que golpeó a la atmósfera superior y provocó un apagón de la radio de onda corta en la zona del Atlántico.

Anthony Phillps, astrónomo y observador del clima espacial, decía que la mancha solar que produjo esta llamarada apareció de forma sorpresiva y de repente: “Ayer ni siquiera existía, lo que destaca la imprevisibilidad de la actividad solar” e iniciado este nuevo ciclo no es raro que se produzcan nuevas llamaradas.

Te Interesa:  Amuletos y talismanes para protección y suerte

Este tipo de llamaradas lleva plasma cargado a alta temperatura que puede tardar días en llegar a la Tierra y puede provocar anomalías eléctricas y en la radio.

Fallos en las ondas de radio

Si hoy se produjera una llamara solar del orden X40 sería un caos pues afectaría a las comunicaciones vía satélite, a internet, a los sistemas GPS y telefonía móvil, a los sistemas de los aviones y podría dañar a los transformadores eléctricos. Somos mucho más tecnificados que en 1859 y más dependientes por lo que sería un caos.”

“Provocó un apagón momentáneo de radio sobre el océano Atlántico el día 3, lo que causó cierta perturbación a quienes usan esas señales de radio. Pero eso ya pasó hace mucho tiempo y no se avecina una tormenta solar” indica NASA.

Desde la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) el físico solar Alex Young indica que sólo hubo unas “fallas” en onda corta y, mostrando un mapa decía: “la parte más orientada hacia el Sol y la más iluminada por la llamarada”, las frecuencias resultaron afectadas temporalmente y son las más “usadas por radioaficionados, aerolíneas comerciales, gestión de emergencias y defensa”.

Te Interesa:  El origen de la 'comida rápida'

En torno a todo este tema se ha malinterpretado la información de NASA, el 6 de julio escribían en Twitter: “Este fin de semana, el Sol lanzó una llamarada solar significativa. Esta fue una llamarada de clase X, que denota los destellos más intensos” y “Aquí, en la Tierra, estamos protegidos de la radiación de las llamaradas por nuestra atmósfera, aunque pueden afectar las señales de comunicación” generando el falso “riesgo solar” e impacto sobre la Tierra.