El peligro de beber del vaso de agua de la mesita de noche

CÁDIZDIRECTO.- Son muchas las personas que, a la hora de ir a la cama, suelen llevarse un vaso de agua o una botella de agua a la misma. Normalmente el cuerpo, en la noche, pide beber y se hace necesario tener líquido para abastecerlo con la comodidad que supone tenerlo al alcance de la mano. Pero, ¿se ha detenido a pensar en los peligros que ello conlleva?

El cuerpo humano, en la noche, mientras duerme, comienza a realizar unos procesos orgánicos en los que pasa horas sin restituir líquidos o sólidos, al contrario, al despertar el ser humano lo que siente es la necesidad de expulsar fuera de él todos esos residuos líquidos, a veces sólidos, implicados en el proceso y restituirlos por otros, en forma de agua. Son procesos complejo que la química de nuestro organismo lleva un control exhaustivo y rítmico.

El problema de los vasos de agua en la mesilla de noche o la botella de agua es que pueden dejarse en ella de cara a otro día y ser foco de bacterias que, poco a poco, van anidando en él, como si fuera agua estancada, igualmente insectos o suciedad. El peligro está en que al consumirla estamos introduciendo en nuestro cuerpo una buena cantidad de ellas que podrían no ocasionarnos ningún problema hasta infecciones de mayor consideración.

Te Interesa:  ¿Es delito divulgar conversaciones privadas de Whatsapp u otras mensajerías?

Las botellas de plástico  son igualmente peligrosas, en tanto pueden pasar días sin cambiar el agua, o reciclando la botella, y afectarle los mismos problemas que al vaso de agua descubierto. Por tanto, lo mejor, no llevar envases o recipientes de agua y cuando sintamos la necesidad acudir al frigorífico o al grifo. Nuestra salud lo agradecerá.