Las profecías de las ‘Piedras del Hambre’ y nuestro futuro

Una serie de rocas en los lechos de diferentes ríos europeos han puesto de manifiesto el grave problema por el que atraviesa el mundo en cuanto a la sequía, escasez de agua y lo que se puede derivar de todo ello y que supone un peligro para la población.

La sequía que asola a Europa ha puesto de manifiesto el riesgo de desertización a medio plazo que tienen muchos puntos de Europa y del mundo.

Descubrimientos arqueológicos amparados por la sequía

Debido a las pocas precipitaciones y lluvia han descendido el nivel de los ríos o embalses dejando al descubierto restos arqueológicos como pueblos sumergidos, monumentos megalíticos importantes, campamentos militares romanos, barcos de la Segunda Guerra Mundial o ciudades con siglos de antigüedad. Todo ello por no contar huellas de dinosaurios o cadáveres de la mafia que lanzaban a pantanos escondiendo sus crímenes. La sequía es galopante y el peligro ya es evidente.

Pero lo más llamativo han sido la aparición de unas rocas en los lechos de los ríos que por lo bajo que están han quedado al descubierto y que se han denominado como las «Piedras del Hambre». Concretamente ha sido en la cuenca del río Elba donde una piedra con inscripciones, del año 1616, tiene grabada como leyenda lo siguiente: «Si me ves, llora». Está en la República Checa y es considerado como un mal presagio.

Te Interesa:  Homo Erectus era inteligente y usaba herramientas

Otras aparecidas tienen grabado “El que me vea ahora, llorará” o “el que una vez me vio, lloró” y que es una alusión directa a la sequía y a los niveles que estuvo en esos años y que condujo a la ruina de los cultivos que llevo a los animales a morir, a no tener alimentos y sufrir una tremenda hambruna así como a las enfermedades y epidemias que ello conlleva. Se canceló -por el bajo nivel fluvial- el transporte marítimo y hubo un gran retroceso.

Las «Piedras del Hambre» alemanas

En Alemania se han encontrado más piedras de este tipo que, a modo de advertencia se dejaron, y que si volvían a emerger como producto de una sequía ponían en aviso a las generaciones venideras, algo que ya está pasando. Docenas de piedras de este tipo han aparecido en Sajonia según indica el diario Sachsische Zeitung. Ya en el siglo XIX estas piedras aparecieron con motivo de la sequía que se atravesó y del hambre que implicó.

En la actualidad hay muchos pantanos y embalses construidos aunque es preocupante el nivel de algunos de ellos -sobre todo en España- y desde la Confederación de la Industria Alemana (BDI), se indica que el nivel de los ríos puede hacer inviable el transporte fluvial originando problemas en la cadena de suministros.

Te Interesa:  ¿Cuántas Cádiz hay en el mundo?

En países como España la situación puede originar restricciones en el consumo de agua a la población así como pérdida de cosechas y encarecimiento de los precios amén de la desertización que ello implica.