Los sorprendentes adornos dentales, con joyas, de los antiguos mayas

/El cuidado e higiene dental siempre ha sido muy importante en la Historia, hay culturas y pueblos que concedieron una atención extrema en este aspecto, tanto que era una parte del engalanamiento diario que podían tener.

Si se tienen muestras de las técnicas dentales en el Antiguo Egipto también debemos mirar al otro lado del océano para comprobar que allí podían elevarlo a un grado superlativo. La civilización Maya, hace 2500 años, tenía un profundo conocimiento en cuanto a lo que es la dentadura humana y su cuidado. Así, si la preocupación de nuestros días son tratamientos de blanqueamientos (algunos dudosos, sobre todo los caseros), en aquellos tiempos se procuraba que los dientes mostraran más que simple limpieza o blancura.

Los mayas tenían sus propios dentistas expertos en realizar taladros para insertar piezas que sirvieran para poner un extra de atractivo o belleza a los mismos y, de esa forma, llamar la atención.

Igualmente podían cortar, o limar, para de los dientes de manera que quedaran más vistosos o más interesantes. Incluso potenciaron lo que era la toma de sustancias que amortiguaba el dolor y que se constituían como una eventual y práctica anestesia. Se considera que su modificación más extrema fue el “bejeweling” de dientes.

Se han encontrado dentaduras que tienen pequeños agujeros y que daban “cobijo” a piedras preciosas que iban insertados en los mismos haciendo que tuvieran una sonrisa muy “brillante”nótese la ironía-. Sin dudas serían las sonrisas más caras de todo el Imperio…

El trabajo de estos dentistas era muy preciso pese a las limitaciones de instrumental que tenían, pero según las investigaciones que se han realizado al respecto eran muy hábiles en todo lo que suponía el trabajo en la boca de los eventuales pacientes, que en muchos casos era más por estética que por necesidad.