Misterios y curiosidades del cuerpo humano

El ser humano se afana en buscar vida en otros planetas, en realizar largas y costosas exploraciones olvidándose, muchas veces, de lo que tiene más cerca e inexplorado como es el fondo de nuestros mares o en la envoltura donde vive: su propio cuerpo.

Es un sistema apasionante de huesos, órganos y otros elementos vitales que todos cumplen una importante función dentro de una estructura, la humana, que es una máquina casi perfecta. Por todo ello es bueno que conozcamos algunas de sus características y curiosidades más destacadas.

El motor que manda dentro del cuerpo es el corazón pero este no haría nada sin la parte más importante que tiene el ser humano: el cerebro. Es el gran desconocido y el que se encarga de ser la CPU (el ordenador) de todo. Es realmente curioso pues sus potencialidades son impresionantes: pesa -de media- 1,5 kilos y no una de sus características más notables es que no siente dolor pero se encarga que el resto del organismo si lo sienta. El dolor es transmitido al cerebro y se encarga de “procesar” el mismo pero como tal no lo siente aunque envíe esos impulsos.

Los impulsos nerviosos desde el cerebro al sistema nervioso central viajan a 275 kms/h. Se ha calculado que podría emplear la misma energía que una lámpara de 10 watios y que guarda cinco veces más información que la Enciclopedia Británica.

El descansar y dormir es vital para el cerebro aunque es el periodo en el que más activo está, se dice que el coeficiente intelectual de una persona es más alto a más actividad onírica presente.

Hueso y músculos

Otra parte importante del cuerpo es el sistema muscular y nuestro esqueleto. Los músculos son un elemento vital dentro del cuerpo pues son la base del mismo amén de los huesos. Se encargan de tener protegidos a los órganos, dan movilidad y se encargan de dotar de la fuerza necesaria para “tirar” del cuerpo.

Los huesos, en su ámbito, son muy resistentes, los más los de la cadera o los fémures. Cuando una persona nace tiene unos 300 huesos que quedan reducidos a 206 cuando crece. de esos más de doscientos huesos encontramos que 52 de ellos están en los pies, cada vez que nos levantamos precisamos la acción de 200 músculos diferentes que se ponen en funcionamiento.

Otra de las zonas del cuerpo que más músculos utilizan es la cara, el rostro. A modo de ejemplo baste decir que cada vez que se sonríe se utilizan 17 músculos diferentes, cuando se frunce el ceño hasta 43. Todo un record.

El ser humano también tiene otra serie de necesidades como las que tienen a nivel sexual. Se ha calculado que en el mundo, mientras lee este artículo, hay 120 millones de personas que tienen sexo, así las tasas de natalidad se han disparado en los últimos años en un planeta que alcanza ya los casi 8000 millones de habitantes.

Hay un dato muy curioso y es que casi todos los niños al nacer tienen los ojos azules aunque luego pierden el color. La exposición a la melanina le da su color original posteriormente. Hay un estudio interesante que dice -como es obvio- que los niños nacen como resultados de la unión entre hombres y mujeres pero lo curioso es que los estudios científicos señalan que intrínsecamente,  las mujeres son bisexuales -que no quiere decir que lo sean en la práctica-.

Sólo el 2% de la población mundial tiene los ojos verdes.

El tamaño es importante… En el plano sexual el pene del hombre mide tres veces el tamaño de su dedo pulgar.

Olfato y gusto

Hay que tener cuidado con lo que nos indican los sentidos pues no siempre son fiables, Así somos “animales de costumbre”… Nuestra nariz puede recordar hasta 50.000 aromas diferentes pero, lo curioso, es que todos tenemos un aroma único, uno que nos identifica, el propio, el personal, instintivamente aprende a reconocer los característicos de cada uno excepto el de los gemelos que huelen de la misma forma.

Las mujeres huelen de una forma más agradable que los hombres y un 2% de la población mundial ha perdido el sentido del olfato que hace que bebidas como el café o el té no les sepa a casi nada -bebidas que tienen el aroma el secreto de su sabor-.

Cuando comemos tenemos más problemas para escuchar, es debido al ejercicio de masticación que se realiza y como afecta a los oídos.

Una persona, por muy fina y recatada que sea, tiene en torno a 14 flatulencias por día, básicamente es gas -metano- con olores característicos no muy agradables.

El oído produce cera natural que aumenta sus defensas.

Cuando se estornuda se hace a una velocidad media de 160 kms/h.

El 75% de lo que se defeca es agua, se trata de todo lo que sobra al organismo producto de la alimentación.

Las mujeres parpadean más que los hombres, justamente el doble.

Pocos saben que en el estómago se producen jugos y ácidos que pueden disolver una cuchilla metálica.

Los pulmones de una persona tienen tantas ramificaciones que serían capaces de cubrir una cancha de tenis.

El corazón es capaz de bombear la sangre humana a 9 metros de altura, su presión es considerable.

El intestino delgado mide más de 3 metros en vida, al morir se expande y puede medir más de 7 metros.

Tenemos en torno a entre 10 y 50 mil millones de células en el cuerpo. En un minuto mueren trescientos millones.

En un centímetro de piel hay unos 32 millones de bacterias, pero la gran mayoría son inofensivas. Nuestro organismo deja 600.000 partículas de piel por hora que están en constante regeneración constantemente.

Cuando a una persona la guillonitaban -cortarle la cabeza- se mantenía consciente entre 15 y 20 segundos después de ser arrancada del cuerpo.

Al morir, no se sabe bien la razón, se pierden 21 gramos, la causa es desconocido. Para unos se trata del aire y para otros la evidencia del alma.

Las mujeres tardan más tiempo en poder quemar grasas que los hombres.

Son algunas de las curiosidades del cuerpo humano, de una máquina que es perfecta pero que precisa de cuidados.