Nazis en Sevilla

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Aunque España fue un país  falsamente neutral durante la IIª. Guerra Mundial esta país fue el escenario de una guerra secreta que iban a librar espías Aliados y nazis. Una apasionante historia que en el sur de España se movió entre Cádiz, Huelva y Sevilla.

Precisamente Sevilla fue una de esas ciudades junto con Madrid, Barcelona o Bilbao donde más actividad de los servicios secretos nazis del Tercer Reich se registró. Y digo bien: agentes del servicio de inteligencia del Tercer Reich actuaron en el Sur de nuestra península teniendo como punto de control a la ciudad de Sevilla -tal y como escribí en mi libro para Absalon “Nazis en Sevilla”- y es en este punto donde vamos a adentrarnos en el secreto mundo de los espías.

Por todo ello se establece finalmente una cuidada red de agentes nazis en toda España destacando particularmente lo que en esta vertiente occidental de nuestra Andalucía ocurría con acontecimientos que marcarían el devenir de una guerra. Después llegarían aquellos que huyendo de la justicia Aliada buscaron refugio en nuestra provincia.

Escribir de los espías nazis en Andalucía es hacer un recorrido por esa cara del mundo oculto y desconocido, de lo misterioso, de lo enigmático, y también de todo aquello que “se mueve” sin que nos demos cuenta y que sin embargo forma una segunda piel de la misma.

Por todo ello es importante enseñarle los secretos de la guerra, los secretos y de la forma en la que repercutió aquella Segunda Guerra Mundial, de las vías de entrada, de las relaciones, de las tapaderas y de cómo actuaban y quien eran los espías nazis en Sevilla al servicio del Reich.

Es la otra historia de Sevilla, la otra cara, la oculta, muy desconocida y que sin embargo convivió entre los sevillanos durante años, décadas, ocultando un pasado también de lucha, de guerra, de frentes ideológicos y morales.

La historia de los nazis es un recorrido por una parte de la Historia de esta ciudad, de Sevilla, apartando toda ideología política que tantas connotaciones tiene cuando se toca un tema tan doloroso para la Humanidad como el nazismo y sus horrores. Hablamos de un trozo de la Historia de Sevilla, de la historia de esos súbditos de la Alemania nazi que pusieron sus vidas al servicio de aquella otra causa que también combatía en la guerra: el espionaje y los secretos militares.

Fruto de ello se captarían muchos simpatizantes de la causa nazi en Andalucía y muchos de ellos estarían al servicio de las indicaciones concretas que desde Madrid o Sevilla se les daría para cada situación o cada momento. Con la tapadera perfecta de ser empleado de una floreciente empresa industrial de visita por el sur para establecer nuevos vínculos, extender sus productos o simplemente controlar a los empleados de su empresa estos viajaban libremente por toda la geografía nacional, algunos de ellos incluso con pasaporte español o concedido por Franco.

La organización KO-Spanien

Fue el almirante Canaris quién en 1939 decidió formar los denominados “Kriegsorganisationen” (KO), u organizaciones de guerra. Estasorganizaciones iban a tener una amplia cobertura de medios, económicos,logísticos y de personal, del Abwehr. Su presupuesto mensual era de algo más de cien millones de pesetas de la época, con más de doscientas personas en plantilla, dos mil agentes y colaboradores y un amplio despliegue de infraestructura ténica en España. Evidentemente eran mandadas por el capitán Gustav Leissner.

Así, para lograr una inmunidad en suelo extranjero el ministro de Asuntos Exteriores alemán –Von Neurath-, en 1935, firma el 1 de Mayo un acuerdo por el cual las embajadas y delegaciones del Reich funcionarían como bases regionales para el espionaje local, y así Leissner gozaba, desde entonces, de pasaporte diplomático –con su inmunidad- en la embajada de alemana en Madrid y un puesto se agregado naval honorario, era el año 1939.

La KO-Spanien tenía una clara estructura análoga a la del Aberhr en Berlín:

-Sección I: información.
-Sección II: sabotaje y subversión de minorías.
-Sección III: contraespionaje y seguridad.

Desde 1939 a 1944 la jefatura de la KO en España la tuvo Leissner, alias “Lenz”, “Sommer” o “Somoza”, desde 1944 hasta el final de la IIª. Guerra Mundial estuvo al mando el teniente coronel Arno Kleyenstueber.

La organización en España estaba dividida así:

Zentralbüro: “Büro Lenz” o “Sommer” era la oficina administrativa de la KO-Spanien, estaba en madrid y se ocupaba de pagar las nóminas al personal y los agentes, tenía delegaciones en Barcelona, Sevilla y Tetuán. Su jefe de administración era Max Franzbach.

Sección I (Ab-I): estaba a cargo del teniente Eberhard Kieckebusch y su misión era obtener información de los Aliados en España, sobre todo aquella que fuera de tipoe interés militar. Tenía ocho subsecciones que eran las:

Ab-I Marine, para temas navales.
Ab-I Herr, para ejército de tierra.
Ab-I Luftwaffe, para aviación.
Ab-I i-W/T, para comunicaciones.
Ab-I W, para economía.
Ab-I I/T/Lw, para industria aeronáutica y tenología de aviación.
Ab-I G, para falsificación de documentos y tintas secretas.
Ab-I F, para fotografía.

Karl Heinrich Kühlenthal era la persona que se encargaba de la captación de posibles agentes para trabajar en suelo extranjero, él junto a Knittel, Zierath, Knappe y las secretarias Henson y Männ, controlaban esta importante sección.

La Ab-I Marine tenían como misión contorlar a los buques aliados así como su movimiento. Era considerada la de mayor importancia. Controlaban los puertos de Sevilla, Cádiz, Málaga, Vigo, Valencia, Cartagena, La Coruña, etc…

Trabajaban de forma estrecha con los cónsulados y con una amplia red de informadores, entre sus jefes desde 1939 a 1945 tenemos a Gahlemann. Baltzer, Gaber y Obermueller.

La Ab-I Herr controlaba los movimientos terrestres d elos aliados, sus efectivos, maquinaria, armamento, estrategia. Tuvo de jefes a Frtiz Kautschke, Otto Kurrer, Johannes Schoene y Will Oberbeil.

La Ab-I Luftwaffe se centraba en la información sobre la aviación aliadas y todo l oque pudiera ser de interés en torno a la misma. Tenía delegaciones en Barcelona y Sevilla. Su jefe era el ingeniero aeronáutico Dr. Hans Weiss. Tenía un curioso “taller” destinado al desguace y estudio de los aparatos aliados caídos en territorio español.

La Ab-I i-W/T, era el servicio de comunicaciones cifradas de la KO-Spanien, todo el día enviaban y recibían mesajes cifrados. Tenían varias estaciones en España, la central estaba en Madrid y recibía le nombre de “Sabine”, la de Lisboa era denominada “Liselotte”, y controlaban las estaciones secundarias de Bilbado, San Sebastián, Barcelona, Cartagena, Sevilla, Algeciras, Huelva, y en Marruecos a Tánger, Tetuán, Ceuta y Melilla. Tenía a 87 personas a su casa y sus jefes fueron Grosspaetsch, von Bahrfeldt, Krech y Loebe.

La Ab-I W, era un grupo que se especializó en el control de la información económica.

La Ab-I G, se dedicaba a la falsificación de documentos de identidas y pasaportes para todos los espías y agentes nazis. También desarrollaban tintas secretas para las cartas que enviaban y burlaran la censura española e italiana. Era controlada por el Dr. Fritz Kuenkele.

La Ab-I F, tenía a su cargo el servicio fotográfico nazi, se dedicaba tambien a las copias de fottografías en microdocumentos.

Sección II: dedicada al sabotaje en España de barcos aliados en el Estrecho de Gibraltar y zonas de influencia. Se cifra en 70.000 y 100.000 toneladas las hundidas por ésta sección entre 1941 y 1944. Sus jefes fueron Krueger, Rudolf, Hummel, Naumann zu Koenigsbrueck, Blaum y Schulz. Entre su otras acciones estaba la subversión de minorías nacionales.

Sección III: era el servicio de contraespionaje y desinformación de los ervicios d einteligencia enemigos. Infiltración de agentes y prevención de “topos” entre sus propios agentes nazis. Su jefe era el teniente coronel Kurt von Rohrscheidt. Controlaban y vigilaban al servicio británico y la OSS estadounidense. Tenía su sede en Madrid, y tenía delegaciones Barcelona, San Sebastián y Sevilla.

También la KO-Spanien estaba dividida en nueve grupos o Büros que tomaban su nombre del jefe que las madaba, así tenemos:
Büro Recke, mandado por Johann Rudolf Recke, alias “Moruno”, con agentes en el Marruecos español y fracés, el Estrecho y Tetuán.

Büro Runde, tenía una serie de estaciones de radio para el posicionamiento exacto de los aviones en el Atlántico. Eran las estaciones Sonne. Estaban en Lugo y en Sevilla, en el aeropuerto de San Pablo. Dependían del agregado aéreo Krahmer, que servía las órdenes del coronel Eugen Runde.

Büro Jung, perteneciente a la Luftwaffe. Era un grupo meteorológico con base en Santa Eugenia de Riviera (Pontevedra). Era de especial interés para los bimotores Heinkel 111, sobre todo para aquellos camuflados con los colores de las fuerzas aéreas españolas. Estaba al mando del Dr. Kurt Jung.

Büro Zimmerschied, con 19 miembros como personal al mando del Dr. Zimmerschied. Era un servicio meteorológico para aviación civil y militar españolas o del Eje.

Büro Von Wenckstern, se especializó en la información de la aviación aliada. Su jefe era el coronel Von Wenckstern, que en 1944 lo sustituyó Von Buch. Investigaban los adelantos teconológicos de los aviones aliados.

Büro Van Veerse, especializado también en la aviación aliada, su misión principal era la escucha de las radio estaciones anglo-americanas. Su jefe era Kurt Van Veerse.

Büro Seidel. Tenían a 104 miembros como personal, operaban desde la OKW en Madrid, es decir: el Alto Mando en la capital de España en la calle San Bernardo número 13. Su jefe era el teniente Enselheit que se hacía llamar “Seidel”. Tenían antenas operativas en Madrid, Sevilla y Las Palmas (Büro Plankert, en las Islas afortunadas).

Desde Sevilla operaban en tres casas privadas en el barrio de Heliópolis con casi 30 personas como personal al servicio de los nazis.

Büro Bodden, se encargaba de vigilar el Estrecho de Gibraltar y el tráfico marítimo así como los convoyes aliados que pasaban por el mismo. Dentro de este Büro estaba el Bodden-Norte con mando operativo en Algeciras y que tuvo como jefe a Rudolf Byderkarken y Karl Von Redl ooperando desde “Caesar” en “Villa León”, de Albert Carbe. Bodden-Sur tenía de jefe a Walter Ohlenroth, tenía sede en Ceutra y una sección en Tetuán y en Tánger una estación naval.

Así comienza una historia de información, de espionaje y servicios de inteligencia y es en Sevilla donde comienzan a hilarse los sutiles caminos de varios de aquellos nazis al servicio del Reich., sin olvidarnos de lo más importante: la red de sabotaje coordinada desde Sevilla y operativa en el eje formado por Cádiz, Huelva y Sevilla.