¿Podría llegar un huracán como ‘Ida’ a España?

Mientras el huracán “Ida” arrasa en el sur de Estados Unidos y deja sin luz a la ciudad de Nueva Orleans sumando vientos con velocidades de hasta 240 kilómetros por hora. En Europa cada vez afloran más lo miedos sobre la posibilidad de vivir también el terror a este fenómeno de la Naturaleza.

“Ida” ha arrasado Luisiana y recuerdan aún el fatídico “Katrina” que con categoría 4 acabó con la vida de 1833 personas. Por el “ida” sólo ha fallecido una persona -que se sepa, hasta el momento- y el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, decía: “Esta es una gran, gran tormenta que nos va a poner a prueba de maneras que no hemos experimentado hasta ahora”. La alcaldesa, LaToya Cantrell, apoyaba estas palabras: “Este no es momento para estar afuera. Por favor no se aventuren ahí fuera. Nada de turismo”. En máxima alerta también se encuentra la importante ciudad de Baton Rouge con previsiones de acumulación de agua hasta los 4,8 metros.

¿Es posible?

Este tipo de fenómeno natural hace que se plantee la posibilidad que Europa, y más concretamente España, pueda vivir una situación de estas características. Por el momento, salvo giró inesperado de las condiciones climáticas habituales en la zona geográfica española, la situación está controlada. Así el experto español José Miguel Viñas, consultor de la Organización Meteorológica Mundial, señalaba: “España está totalmente a salvo de huracanes porque no estamos en el ámbito tropical”.

Te Interesa:  El misterio de las “Siete Palabras” de Jesús de Nazaret y Cádiz

“Lo que sí que puede ocurrir a veces y tenemos una referencia del pasado, es que una tormenta tropical evolucione de forma no lógica —lo normal es que se mueva hacia América desde Europa— y que en mitad del Atlántico, en un momento dado, se acerque algo a nuestras costas” siendo los “coletazos” del huracán que podrían afectar, mínimamente, a puntos como las islas Canarias o la costa atlántica de la península ibérica.

“A priori en un mundo más cálido se dan más condiciones para que haya más huracanes y sean más potentes debido a que hay más energía. Pero no es únicamente la temperatura la que determina que se produzca un huracán tropical” explica el experto advirtiendo que en las tragedias que se viven debido a los huracanes entra en juego “un factor humano, que es nuestra propia vulnerabilidad y el tipo de construcciones que elegimos” para establecerse.

Cierto es que España y Portugal no están exentas de riesgo pero es poco probable que puedan llegar a afectar, cuando finaliza la extra tropicalización de un huracán pasa a ser una borrasca convencional y eso si podría tener su acto de presencia frente a nuestras costas. No es la primera vez que un ciclón tropical viene hacia estas costas y son ya un fenómeno que es vigilado por los Institutos de Meteorología.

Te Interesa:  Los cuernos virtuales ¿Son infidelidad?

En la actualidad se vigila con especial cuidado a la antes tormenta tropical -ya huracán- “Ida” y la onda tropical 98L que también es una amenaza en el Atlántico Norte y que se espera que toque tierra la próxima semana en una temporada de huracanes que, parece, será muy activa.

Antecedentes de una realidad

Cabe recordar que en noviembre de 2020 una tormenta subtropical pasó a huracán de categoría 1 y pudo afectar a esta zona del Atlántico, se trató de “Theta” y fue la vigésima novena tormenta de la temporada.

“La península Ibérica se encuentra en la zona templada del planeta, no en la franja tropical. Esta condición geográfica reduce enormemente las posibilidades de huracanes en España, ya que nuestras aguas son frías y no sirven para generar estos fenómenos, a diferencia de lo que ocurre en el Caribe” se indica desde eltiempo.es y “suele ocurrir que los huracanes siguen una trayectoria distinta, errática, fuera de lo normal. En vez de ir de este a oeste, pueden ir de sur a norte o de oeste a este, llegando en a veces hasta nuestras costas”.

Te Interesa:  Recordando, tal día como hoy, el invento del cucurucho de helado

Como requisito es que se formen antes de las frías aguas de nuestra zona y tomar energía para aguantar unas horas -o días- aunque no tengan calor y vapor suficiente. El agua fría frena a los huracanes y eso es una barrera natural si bien al calentamiento global hace que las temperaturas suban y las opciones aumenten.

Un ejemplo de esto fue la temperatura del mar que hizo que nos afectara el huracán Vince del 8 al 11 de octubre de 2005 que afectó a Portugal y España llegando a las costas de Huelva, fue la primera vez que se registró uno en Europa. Fuerte fue la tormenta tropical Delta y el huracán Gordon que, con categoría 1, estuvo activo del 10 al 20 de septiembre de 2006 provocando daños en las Islas Azores y llegó a Galicia ya como depresión extra tropical con vientos de hasta 150 km/h.

Es improbable pero no imposible, aunque la inquietud crece a medida que van llegando imágenes desde Luisiana (Estados Unidos) de este tipo de eventos y los desastres que provoca.