¿Sabes cuales fueron las Siete Maravillas del Mundo Antiguo?

La Historia de nuestra civilización tiene miles de años de antigüedad, en esos años se han dejado muestras inequívocas de su grandeza a lo largo de construcciones que han sido toda una referencia. Esas construcciones pasaron a denominarse como “Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo”.

Les propongo un viaje por estos lugares que, sin dudas, no le dejarán indiferente:

1º.- La Gran Pirámide de Giza: Son tantos los misterios que rodean a las pirámides que aún no se tiene claro ni en que época se construyó aunque la Historia nos dice que se concluyó su construcción allá por el año 2570 a.C., ordenando su edificación el faraón Keops (o Jufú) para que fuera su tumba o cenotafio; la podemos encontrar en la meseta de Giza, Egipto, es la única de las siete maravillas que aún permanece en pie.

Otras maravillas del mundo

2º.- Los Jardines colgantes de Babilonia: Fueron construidos entre los años 605 a.C. y 562 a.C., los encontraríamos en una de las cunas de la Humanidad, en la zona de Mesopotamia, en Babilonia, donde hoy encontramos a Irak, y donde hay suficientes vestigios como para poder ubicarlo con total certeza. Con la invasión de este reino por parte de los partos quedó destruida totalmente allá por el año 126 a.C.

3º.- Templo de Artemisa en Éfeso: en esta ocasión, para encontrar esta otra maravilla del mundo, tendríamos que viajar a Grecia, a tierras helenas, donde vamos a localizar el mayor grupo de estas construcciones y que son una referencia al poder e influencia que tuvieron en su día y en la época. Sin dudas es debido a que allí los artistas vieron potenciadas sus dotes por mecenas que impulsaron este crecimiento artístico con templos tan bellos como el de Artemisa.

Hoy es parte de Turquía y fue edificado en el 550 a.C.; se mantendría en pie hasta el 356 a.C. en el que un incendio acabó con el mismo, incendio intencionado. Sería el conquistador y gran general macedonio, Alejandro Magno, el que manda que fuera reconstruido siendo concluido en el 323 a.C., justo un año después de su muerte. Por desgracia la barbarie humana volvió a destruirlo, en este caso fueron los godos cuando saquearon la ciudad en el 262 d.C.

Maravilla en la Antigua Grecia

4º.- La Estatua de Zeus en Olimpia, Grecia: viajamos ahora al centro religioso de la Antigua Grecia, hasta Olimpia, en la Élida, donde existía un lugar sumamente especial, se trata del Templo de Zeus en cuyo interior se erigía la estatua impresionante de este dios de dioses de la mitología. Está bajo el mítico monte Olimpo y era donde, cada cuatro años, se celebraba todo un acontecimiento deportivo como era las festividades en honor de Zeus en sus famosas Olimpiadas.

No se escatimaron ni medios ni esfuerzo en realizar esta maravilla, era el año 450 a.C. y los mejores arquitectos y escultores trabajaban en el mismo. Todo tenía una razón, así en los dos frontones se representaban los preparativos de la competición atlética de Pelópe y Enomao en pro de conseguir casarse con Hipodamia; también se representaban la lucha entre lapitas y centauros durante el enlace matrimonial de Piritoo. Frontones y metopas se consideran como el conjunto escultórico más significativo del estilo severo así como las más importantes series escultóricas del arte clásico griego junto con el Partenón. Quedó destruido.

5º.- El Mausoleo de Halicarnaso: En el año 352 a.C., encontramos otra de esas construcciones que merecieron estar en la lista de maravillas del mundo, estaba en Caria, en Asia Menor, y allí estaba esta singular tumba de Mausolo, proyecto que fue concebido por Artemisia II de Caria, su esposa y hermana. El mausoleo fue dañado durante un terremoto, reutilizándose el material para otras construcciones. Algunas esculturas sobrevivieron y hoy se encuentran en el Museo Británico en Londres.

6º.- El Faro de Alejandría, en Egipto: En el año 280 a.C., con la liberación de la zona por parte de Alejandro Magno de los persas se estrechan las relaciones entre griegos y egipcios se han estrechado, a la muerte del conquistador todo este país que da como “herencia” para uno de sus generales, Ptolomeo, que daría paso a toda una estirpe real.

Un faro que asombra al mundo

Se trataba de una construcción y descripción tenemos referencias de la época, así en el 1154 d.C. Edrisi, escribía:

“Existe el famoso faro que no tiene igual en el mundo en términos de estructura y solidez. Porque, independientemente de lo que se haga en las piedras excelentes de las llamadas especies caddzan, las bases de estas piedras están selladas entre sí con plomo fundido, y las uniones son tan adherentes que el conjunto es indisoluble, aunque que las olas del mar, en el lado norte, golpean continuamente este edificio.

Se sube por una amplia escalera, construida en el interior, como se suele hacer en las torres de las mezquitas. La primera escalera termina en el centro del faro, y allí el edificio se hace, por sus cuatro lados, más estrecho. En el interior y bajo las escaleras, se han construido habitaciones.

Desde la galería central, el faro se eleva a su cumbre, estrechándose cada vez más, sin embargo, no más allá de lo que un hombre no siempre puede dar la vuelta. Desde esta misma galería volvemos a subir, para llegar a la cima, por una escalera de dimensiones más estrechas que las de la escalera inferior.

El faro está perforado, en todas sus partes, con ventanas destinadas a dar lugar al día de las personas que suben, y para que puedan colocar sus pies correctamente mientras suben. Este edificio es singularmente notable, tanto por su altura como por su solidez.

Es muy útil en la iluminación de la noche y el día de fuego para servir como una señal para los navegantes; la gente de los barcos reconoce este fuego y se mueve en consecuencia, ya que es visible desde un día marítimo [100 millas] de distancia. Durante la noche, aparece como una estrella brillante; Durante el día podemos ver el humo”.

En 1117 d.C., Al-Andalusi, narraba: “La entrada al faro es muy alta. Se accede por una larga rampa de 183 metros. Se basa en una serie de arcos […]. Una vez que llegamos a la parte superior del primer piso, medimos su altura sobre el suelo con un trozo de cuerda al que pegamos una piedra. Encontramos 57.73 metros […]. En el centro de la terraza de este primer piso, el edificio fue ampliado, pero con una forma octagonal […]. Este segundo piso era más alto que el primero. Al entrar vimos una escalera que contaba con dieciocho escalones y desembocamos en el centro de la segunda terraza […]. El edificio todavía estaba en forma cilíndrica […]. Entramos y subimos treinta y un escalones para llegar al tercer piso, cuya altura medimos con nuestra cuerda: 7,32 metros. En la terraza de este tercer piso, había una mezquita con cuatro puertas y una cúpula”.

Un terremoto y un incendio acabaron con él.

El coloso de Rodas

7º.- El Coloso de Rodas, Grecia: En la isla de Rodas, en el 277 a.C., se construye un gigante que guardaba la entrada a uno de los puertos más importantes del mar Egeo, a escasos 18 kilómetros de la costa, Rodas es la capital del Dodecaneso, archipiélago compuesto por una veintena de islas. Se construye para celebrar la resistencia militar del rey Demetrio I Poliarcetes. Era un homenaje al dios Helios, el dios del sol, la obra la dirige Cares de Lindos, discípulo de Lisipo.

Se trataba de una estatua con el armazón de hierro cubierta por placas de bronce. Medía 32 metros de altura, hacia el años 226 a. C. un terremoto derribó al coloso, quedó recostada pues un oráculo dijo que “era la voluntad de los dioses derribarla”. Allí, tendido, quedó nueve siglos hasta que en el 654 d. C. los musulmanes tomaron el bronce como botín de guerra, se vendió a un judío de Edesa que, según la leyenda, precisó de 900 camellos para llevárselos y varias embarcaciones.

 

*Imágenes: https://www.budgetdirect.com.au