Sorprendente: la Policía confisca 345.000 preservativos usados listos para ser revendidos

Sorprendente acción de la Policía que ha confiscado, aproximadamente, 345.000 preservativos usados que estaban listos para su venta.

Este suceso ha tenido lugar en el mercado en Vietnam y supone una grave atentado contra la salud de los ciudadanos que desconocían el origen y manipulación de los mismos. Ha sido a través de la televisión estatal VTV que indicó que la fábrica de la provincia de Binh Duong, cerca de Ho Chi Minh, fue intervenida por las fuerzas del orden público donde detuvieron el trabajo de los empleados que estaban empaquetando miles de preservativos usados para ser revendidos.

La Policía descubrió bolsas de preservativos almacenados en la fábrica con un peso de 360 kilos siendo el equivalente de 345.000 preservativos.

Otro medio de comunicación, el diario Tuoi Tre, informó que Pham Thi Thanh Ngoc, dueña de la fábrica, confesó que recepcionaba miles de preservativos usados todos los meses. Procedían a una limpieza con agua hervida y se dejaban secar dándole forma con un artilugio de madera con forma de falo antes de venderlo por 0,17 dólares por kilo.

La Policía la red de venta de estos preservativos, y su distribución, en Vietnam, donde no es inhabitual que se vendan preservativos de baja calidad camuflados en paquetes falsos que usan, impunemente, los logotipos y marcas de conocidos fabricantes.

La Policía arrestó a cuatro personas que tenían la dirección de la fábrica así como lubricantes falsos que revendían en Vietnam usando marcas como Durex, Ok y Sure.

En 2019, el Ministerio de Salud, reveló que el 85 % de los 600 millones de preservativos vendidos en el país asiático falsificaban marcas conocidos y que sus usuarios concedían poca importancia o atención a la autenticidad del producto siendo más importante para ellos el diseño, el precio o la fragancia.

En 2014 Naciones Unidas alertó que el 40% de los preservativos a la venta en Vietnam no estaban certificados con sellos de calidad y no cumplían las normas sanitarias estando en un grave riesgo de transmisión de enfermedades de transmisión sexual, de embarazos no deseados o de ambas. Ver para creer.