Una llamarada solar impactará esta noche contra la Tierra

Un importante evento solar ha tenido lugar cuando la mancha AR3089 lanzó una serie de llamaradas de clase M que tenían una intensidad alta.

Una primera llamarada de clase M

Así lo anunció el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA que informó sobre esta llamarada a las 13:00 h. (hora peninsular) y que hizo que sus efectos se notaran merced a interferencias y problemas en las emisiones por radio.

Pero esto sólo es la antesala de una llamarada que hoy, 29 de agosto, podría golpear a la Tierra y provocar auroras en todo lo que es el Círculo Polar Ártico según lo que indica la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos, estas auroras provocan un juego de luces o luminiscencias espectaculares en el cielo y tienen una relación directa con el campo magnético de nuestro planeta. Dejaría notar sus efectos en la noche, hora peninsular.

En la actualidad se cree que el Sol puede estar atravesando una fase previa a un nuevo ciclo, sería el comienzo de su ciclo solar máximo de 11 años de actividad.

Te Interesa:  Recordando, tal día como hoy, el invento del cucurucho de helado

Nuevo ciclo solar

Ya se han detectado «enjambres» de luces en el norte y el sur del planeta. Este tipo de tormentas solares puede provocar malfuncionamiento en los satélites y emisiones por radio así como lo que son instalaciones eléctricas. Cuando nuestra estrella atraviesa un momento de mucha intensidad las manchas solares suelen estar esparcidas en la superficie y las líneas magnéticas se retuercen y rompen. Estas llamaradas -en función de la intensidad- pueden provocar diferentes efectos en la Tierra.

«De hecho, pueden dañar los satélites que usamos para las comunicaciones y la navegación, y puede interrumpir el funcionamiento de las redes eléctricas. Así, la radiación de las tormentas solares puede causar apagones en la Tierra y, también, es peligrosa para los astronautas que se encuentran en el espacio» informan. Las de categoría M tienen efectos menores siendo realmente preocupantes aquellas que se califican como X.

Tanto NASA como ESA (Agencia Espacial Europea), tienen una vigilancia permanente sobre el Sol así como la medición de las llamaradas y sus efectos.

Te Interesa:  Desvelan uno de los últimos secretos del Titanic