A prisión seis de los ocho detenidos de la narcolancha de Barbate

Los agentes asesinados navegaban en una zodiac cuando fueron embestidos por una narcolancha, dejando también dos compañeros heridos, uno de ellos de gravedad.

 

Actualizado:
Llegada a los juzgados de los detenidos.
Los ocho detenidos por el asesinato de los los agentes de la Guardia Civil conducidos ante el juez.

El juez ha enviado a prisión a seis de los ocho detenidos por arrollar con una narcolancha a varios agentes de la Guardia Civil, causando la muerte de dos de ellos. Los otros dos detenidos, que fueron por tierra a recoger a los tripulantes de la embarcación, han quedado en libertad con cargos.

Los agentes Miguel Ángel González Gómez, de 39 años, natural de San Fernando y miembro del GEAS, y David Pérez Carracedo, de 43 años, natural de Barcelona y del GAR, perdieron la vida en acto de servicio durante una operación contra el narcotráfico en el puerto de Barbate. Ambos navegaban en una zodiac cuando fueron embestidos por una narcolancha, dejando también dos compañeros heridos, uno de ellos de gravedad.

La Guardia Civil puso hoy Lunes, sobre las 10:30 horas, a disposición de los Juzgados de Barbate los ocho detenidos por la muerte de dos agentes del instituto armado en el puerto luego de ser arrollados por una narcolancha cuando estaban en una operación contra el tráfico de drogas.

A la llegada a los Juzgados se han escuchado gritos de «asesinos» y «criminales».

Los detenidos

Se ha conocido la identidad del piloto de la narcolancha, se trata de un delincuente de La Línea de la Concepción, que atiende a las iniciales F.J.M.P. y se le conoce como Kiko «el Cabra», de 46 años de edad, con antecedentes por resistencia a la autoridad, desobediencia y blanqueo de capitales.

Igualmente J.I.A.B., de 39 años, sin antecedentes pero que constan con numerosas infracciones, en su mayoría por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes; M.C., de 24 años de edad, sin antecedentes; los otros tres tripulantes de 21, 24 y 28 años de edad, con antecedentes todos por tráfico de drogas, y también por atentado a agente autoridad, lesiones, delitos contra el patrimonio y blanqueo; se enfrentan a dos presuntos delitos de homicidio y de lesiones graves a agentes de la autoridad. Todos de nacionalidad española salvo M.C., de 24 años, que es marroquí, según informaciones de la Guardia Civil. También fueron detenidas dos personas más que iban a recoger en un vehículo a los narcotraficantes. Son ocho el total de los detenidos.

Este trágico suceso ha reavivado el debate sobre el impacto del narcotráfico en la costa gaditana y sobre la necesidad de fortalecer los recursos humanos y materiales de los dispositivos policiales que combaten a los clanes de la droga.

Su sacrificio ha sido reconocido con la concesión a título póstumo de la Cruz de Oro de la Orden del Mérito de la Guardia Civil. Las muestras de dolor y solidaridad por parte de la sociedad española han sido numerosas, poniendo de manifiesto el reconocimiento y la admiración por la labor que realizan los guardias civiles en la lucha contra el narcotráfico.

Es necesario un esfuerzo conjunto de las fuerzas de seguridad, las autoridades y la sociedad en su conjunto para combatir esta lacra que afecta a la seguridad y al bienestar de las personas.