Nuevas experiencias paranormales, e inexplicables, en el hospital Puerta del Mar

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- No es la primera vez que en un recinto hospitalario se producen incidentes que están muy lejos de poder ser explicados por las personas que trabajan en su interior y que, con mente racional, tratan de analizar un fenómeno vivido el cual se escapa de los patrones mentales que pudiera tener una persona en torno a todo lo que nos rodea. En muchas ocasiones convivimos con una realidad inquietante que se manifiesta en aquellos lugares en los que estuvieron en vida o tuvieron algún tipo de relación.

Uno de esos hospitales es el Puerta del Mar -del que hemos informado en CÁDIZDIRECTO de otros sucesos extraños acaecidos en su interior- y no deja de generar vivencias de personas que trabajan en su interior y que tienen la oportunidad de vivir sucesos extraordinarios.

Se atribuyen los fenómenos inexplicables que se viven en su interior a una vieja historia, una leyenda, en la cual se relaciona un incendio con una religiosa, una monja, que trabajaba en él, aunque jamás hubo un responsable cierto de aquello. La monja colgó los hábitos y tras no pocas vicisitudes económicas pidió trabajo en el recinto hospitalario, al ser una persona apreciada y muy válida, la contrataron, pero ya no era la misma, algo había cambiado. Su carácter era muy irascible y se alteraba con facilidad, quizás porque la vida era dura y no la trató bien. Ella sería la “causante” de las apariciones.

Unas apariciones que han vuelto a tener un testigo directo en una persona que, recientemente, se encontraba en el hospital, Antonio R.L. comentaba: “Iba a ir a la cafetería a tomar un café, tomé el pasillo para coger el ascensor. Subí, estaba solo, iba pegado a la zona de la botonera y sentí cómo si detrás mía hubiera alguien, entonces miré y vi como detrás mía había una monja, una señora que me miraba y le dije “vaya hermana, ¡que susto me ha dado!” y aquella mujer ni artículo palabra. Entonces el ascensor se paró miré a la puerta y dije “¿Se baja aquí hermana?” y al darme la vuelta no estaba. Juro por Dios que allí había una mujer, una monja que se esfumó sin saber cómo”.

El hombre salió nervioso, asustado, sin atreverse a moverse “tanto es así que lo comenté a un familiar horas después y me dijo que en el Puerta del Mar era conocida la presencia de una monja que se aparece en algunas plantas y en el ascensor; el susto fue de muerte y en adelante he subido por las escaleras. No quiero más sorpresas”.

Incidentes análogos que se ha registrado en otras zonas como la tercera o la quinta planta. Un empleado del centro nos decía: “En la planta 3 es donde se dice que la monja, o esa aparición, suele manifestarse con más frecuencia. A mí nunca me ha pasado nada pero otros compañeros si han vivido cosas que me han dejado helado, desde objetos que se mueven solos a ver una especie de humo por el pasillo o a la famosa moja”.

Fenómenos extraños y fantasmas que tienen, nuevamente, cómo escenario el hospital Puerta del Mar.