cadiz cf

Nuevo golpe al comercio gaditano con el cierre de dos de las tiendas del Grupo Quorum

Traslado de mobiliario en Qüentum durante la mañana de este lunes.

CÁDIZDIRECTO/R.J.- Por desgracia, muchas historias no cuentan con un final feliz en la vida real y se ven abocadas a epílogos que nunca nadie hubiera querido oír ni leer… como ocurre con estas líneas. El Grupo Quorum, el principal referente del mundo de los libros en la capital gaditana, ha anunciado el cierre inminente del local que actualmente tiene en la esquina de las calles Sagasta y Benjumeda, donde se ubican Qüentum y QiQ, dos de las tiendas que forman parte del grupo empresarial.

Aún no se han cumplido cuatro años desde que sus propietarios decidieran unificar ambas tiendas en este céntrico local con la intención de “moderar los gastos” para hacer frente a la crisis. Así, en 2013, Qüentum abandonaba su local de la Plaza de Mina en el que había visto la luz en 1998 y QiQ, el que ocupaba en la calle San Francisco, donde actualmente se encuentra la tienda de moda Spagnolo.

Pepe Jaime, copropietario de Quorum, confirmaba este lunes la amarga decisión que han tomado. Y apuntaba directamente a la compra por internet como causante de esta situación y de otros muchos casos en el comercio de la capital. “El comercio gaditano en general está muy tocado. Las ventas online están haciendo mucho daño. Durante las pasadas fiestas de Navidad, y estos son datos fidedignos, llegaron a Cádiz capital 70.000 paquetes de compras realizadas a través de internet”, expone.

Desde la semana pasada, los escaparates de la tienda ofrecen carteles de segundas rebajas con descuentos del 50% en todos los juguetes. “Los precios de venta están ahora muy por debajo de los de coste, casi un 20%”, explica Pepe Jaime, que lamenta que “el modelo de ocio ha cambiado con las redes sociales. Ahora las dos horas que la gente dedicaba a leer libros los dedica a leer el Facebook. No tenemos otra que replegarnos en nuestro buque insignia, Quórum Libros, y seguir adelante”.

El cierre de este negocio no conllevará ningún despido en la plantilla fija de la empresa. Eso sí, su copropietario explica que los daños colaterales de esta desagradable situación han sido no poder renovar algunos contratos que finalizaban.