Significado del Número 9 en lo Espiritual, en el Amor y la Biblia

Significado del Número 9 en lo Espiritual, en el Amor y la Biblia

9

Estamos ante una cifra que tiene muchas connotaciones, pero todas ellas desembocan en la creatividad y la capacidad de superar los límites actuales.

El significado del número 9 en el amor y la espiritual tiene mucho que decirnos y todos son hechos sorprendentes. Se le relaciona con la figura de Jesús de Nazaret, de Jesucristo, ya que se dice que este murió a la edad de 33 años, y 3 por 3 son 9, por lo que en numerología queda reducido a esa cantidad.

Matemáticamente es un número que sólo puede ser divisible por él mismo y por el 3, eso le hace ser nuevamente destacado como lo es el hecho que el número 9 es tres veces tres.

Dentro de lo que simboliza es la espiritualidad, el camino acabado, el trabajo finalizado, la tarea completada. Esto nos dice que son personas que suelen terminar todo aquello que comienzan máxime si es algo que le interesa.

En ese curioso sistema de adivinación que es el tarot sería “El Ermitaño” que representa algo muy importante que siempre se debe tener en la vida: la sabiduría.

Así las personas que se relacionan con este número son especiales, en algunos casos han conectado con el otro lado y entienden a la perfección que hay algo más allá de lo que ven nuestros ojos.

Qué Significa el Número 9 en lo Espiritual

Es la energía creadora, aquella que nos invita a reflexionar y a elegir la dirección que queremos tomar para nuestra vida.

Esto es muy importante pues en la sociedad que vivimos, llena de egos, se descuida ese aspecto espiritual tan importante que debe ser mimado por la persona, darle un sentido de luz y tomar consciencia de lo importante que es.

El número 9 espiritualmente también es el vínculo que se tiene con el amor, todo aquello que une las necesidades del alma, con el corazón y el cuerpo dentro de un aspecto puro y verdadero.

Significa la energía interna que nos ayuda y que supera todo lo que es el sentimiento de culpa, la frustración, el miedo, el odio y lo que tiene connotaciones negativas.

Dentro de los círculos pitagóricos era un número al que se le denominaba como «El Alfa y la Omega» o también llamada «eneada» pues representa al primer cuadrado que encontramos dentro de la categoría impar (3×3).

Independientemente de ello es el número del Hombre pues el desarrollo de un feto en el interior de la madre tiene una duración de 9 meses.

Como curiosidad decir que es un número 9 es energético, de gran poder y colma al espíritu, pues la suma de todos los números da como resultado un nueve: 1+2+3+4+5+6+7+8+9 es igual a 45, y es 4+5 igual a 9. Por todo ello es otro de los números perfectos que encontramos dentro de la numerología.

La persona al amparo del número 9 en lo espiritual no busca lo mundano sino que quiera algo más, algo que le lleve a crecer interiormente, la luz, el amor, todo lo que puede conllevar la sabiduría.

El Número 9 en el Amor

Están tremendamente preocupados por lo que le pase a los demás, miran siempre por sus amigos o por su familia, son muy desprendidos, muy desinteresados y cuando se enteran de que a alguien le ha pasado algo se sensibilizan con ellos.

Los “Nueve” sólo estarán felices si sirven a los demás y se sienten útiles, trasladándolo todo ello al amor y a su relación de pareja.

El número 9 se considera la “cifra Divina”, el “Número de Dios” y se suele asociar al Amor Universal, a un sentimiento único y profundo.

En lo personal, en las facetas del amor que ofrece es muy a destacar que se considere el número del genio artístico, de la inspiración, de lo evocador; se llega a él gracias a la faceta más romántica, más emotiva, más tendente a lo que son los sentimientos.

Tiene un gran talento artístico aunque donde mejor se mueve es plasmando sobre un papel sus ideas, todo aquello que piensa o que siente, es un buen escritor y hasta, si se lo propone, un buen poeta.

Significado en la Biblia

Es un número ligado a la Biblia en muchos aspectos pero sobre todo al Levítico en el 6, 7 y 8 donde se habla de una ley que hace referencia al año sabático y donde se menciona al noveno como año de frutos.

Dentro de todo esto se encuentra una moraleja espiritual que enriquece y que hace referencia a la paciencia.

Una paciencia que siempre conduce a la abundancia si se sabe esperar y no darnos por vencidos, nada se consigue de forma fácil y rápida, todo cuesta trabajo y esfuerzo, por ello es complejo que se regale algo.

Aparece en 49 ocasiones en la Biblia y es la perfección divina o el número del Espíritu Santo. Es la cifra que señala a los asuntos divinos, pero también a algo tan importante como lo son los frutos del Espíritu.

Es el nuevo renacer bíblico, el resultado de las buenas acciones que se ven simbolizadas en las nueve bienaventuranzas que dio Jesús de Nazaret.

Pero hay datos de gran importancia dentro de la Biblia en torno a este número como, por ejemplo, a la hora nona fue a la que murió Jesús crucificado en el monte Gólgota junto a Dimas y Gestas, los dos ladrones. Era la hora novena.

En la gematría el número 9 es una forma de firma que tiene mucho sentido en el cristianismo pues un 99 al final del texto era el equivalente a «amén» o «en verdad» al que siempre hacia referencia el Maestro. Es la perfección del 3 reforzada doblemente 3×3 y que debe conducir a la divinidad.

Conclusiones

Debido a la gran espiritualidad que tienen siempre tienden a “arreglar” el mundo, por ello, por esa convicción, por ese sentido tan agudizado, se puede decir que en la teología o la religión se mueven muy bien y se sienten muy a gusto.

Aquellas personas que tienen el número 9 en lo espiritual o en el amor deben evitar siempre es la rutina y la monotonía, es su principal enemigo que les puede hacer perder el control.

Se esfuerzan en captar el sentido de las cosas, su esencia, y cuando lo hacen pueden llegar a perder el interés por ello por lo que siempre deben tener esa necesaria energía renovadora que les haga moverse.