Profecías que deben cumplirse

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Dentro del campo de las profecías también Nostradamus se preocupó de los efectos que tenía el hombre sobre la Naturaleza, del progresivo desgaste que tenía y tiene la acción de este sobre su entorno.

Una de las profecías de Nostradamus es la que nos habla del efecto invernadero. El profeta francés predijo que el cielo se abriría y los campos quedarían arrasados por el calor, una clara referencia al efecto invernadero y a la sistemática destrucción de la capa de ozono, capa sin la que estaríamos expuestos a la radiación del sol y morir, aunque Nostradamus nos habla del fin de la Humanidad.

Otra de esas profecías tremendas es la que Nostradamus retrata sobre la población occidental. Se habla de una profecía que tiene que ver con España o Francia, se dice que habrá una revuelta a gran escala social en la que se negarán a pagar los impuestos al rey, al gobierno. Se pedirá la abolición de los impuestos; igualmente podría haber una caída de la monarquía. En nuestros tiempos, en pleno siglo XXI podría ser la llamada antisistema. Los últimos tiempos de convulsión política parecen indicar que se está cerca de medidas extremas e ideas, igualmente, radicales.

La profecía de los idiomas no es menos impactante pues dijo que se volvería a una situación en la que se regresará a la situación que antecedió a la Torre de Babel, todos hablaban un mismo idioma, quizás todo ello venga derivado de la unión que ha producido internet. Parece que en la aldea global caminamos a conocer todos los idiomas o poder entenderlo todos gracias a las herramientas tecnológicas al alcance.

Una de las grandes amenazas para el ser humano es la que puede llegar de la Naturaleza en forma de catástrofes naturales. Uno de esos desastres es el del Gran Terremoto que pudiera estar originado en la temida Falla de San Andrés y afectar a la zona de San Francisco y Los Ángeles. Cuando se produzca será el peor terremoto que se habrá vivido jamás en los Estados Unidos y muchas serán las personas que perezcan en el mismo, igualmente se habla de una erupción volcánica de magnitud insospechada, ¿la del Parque Yellowstone?

Una de las últimas profecías es aquella que nos dice que en un futuro podremos comunicarnos con animales, se dijo que “el cerdo será hermano del hombre” y se desarrollarán ingenios, o inventos, que nos facilitarán la comunicación con los mismos. Esta relación haría que se aumentara el ser vegetariano, el veganismo y que no se coman seres vivos (animales).

Profecías que “captara” el profeta francés más conocido, que están más relacionados con temas que no tienen que ver con la guerra, aunque también se cite, pero se haga más con temas sociales y de la Naturaleza. Como dato curioso baste decir que el profeta francés dejó escrito que el fin del mundo será para casi el cuarto milenio de nuestra era, para el siglo XXXIX. Una fecha tal vez lejana en el que está Humanidad está por ver que llegue con bien.

Otras profecías nos hablan de otros eventos que podrían acabar con la vida en la Tierra pero… Afortunadamente jamás llegaron. La profecía numérica de la muerte de Cristo no es menos espectacular, y falsa. Corría el año 1998 cuando se comenzó a decir que se avecinaba el Fin del Mundo pues Jesús de Nazaret murió en la semana 1598 de su vida, al no pasar nada en el año de 1598 se creyó que debía ser en un año más próximo a una fecha mágica, tal vez el cambio de dígito en el milenio, y por ello se tomó, de una forma un poco al libre albedrío, que debía de ser el año 1998. Pero nada pasó.

De entre las últimas profecías que se le han atribuido a Nostradamus nos encontramos con la del tremendo incendio de la Catedral de París, de NotreDame, y que nos lleva sólo a pensar en las generalidad, o ambigüedades, en las que se puede caer cuando se interpreta una de ellas.

Así se hicieron muy populares dos en los que se relacionaba este hecho con el profeta decían así:

Un símbolo de la cristiandad en Francia o España arderá en fuego purificador. Nuestra Señora llorará por todos nosotros y brillará en la lejanía. Con la entrada de la primavera una iglesia de todos los tiempos arderá por los pecadores”, pero no da más pistas sobre ello. Quizás “Nuestra Señora” llorará es una referencia a NotreDame pues significa eso “Nuestra Señora”, el brillo serían las llamas y el llanto el “agua” derramada junto al Sena, pero sólo es una interpretación.

Otra afirma que “el fuego quemará los símbolos que se han utilizado para el ego de los hombres y no en el nombre de Jesús. Una gran iglesia se quemará para traer buenas nuevas”. Quizás las catedrales, y las francesas en particular, hacen ese canto al ego artístico, pero son tan ambiguas que no se podría afirmar con rotundidad. Otra cosa es que realmente pertenezca a él, cosa que no se ha podido demostrar y que se duda.

Otras predicciones

1975 sería otra de esas fechas marcadas en el calendario apocalíptico, lo hizo por una razón taxativa: Viola Walker, una vidente que -en ese año- dijo que el fin del mundo llegaría en el mes de septiembre, el confidente de esta mujer era Dios mismo…

La profecía de 1967 es conocida como “Profecía televisiva y se corresponde con la anunciada por Anders Jensen, líder de la Secta Discípulos de Orthon, el fin del mundo para el 2 de diciembre de 1697. Tras ello Jensen desapareció como la realidad de su profecía.

La profecía de 1969 es conocida como de la “Papisa” y que también es de corte apocalíptico… Se llamaba María Straffler y predijo el fin del mundo para el 20 de febrero de 1969, al no acertar la cambió al 17 de marzo de 1969 pero volvió a errar…
Fueron algunas de las profecías del temido Fin del Mundo que, por fortuna, aún no ha llegado, otras quedan pronosticadas que, tal vez, se produzcan en un futuro lejano que, desde luego, aún no ha llegado o, quién sabe, si se están produciendo en este mismo momento.